Última hora
This content is not available in your region

Alemania rechaza las sanciones de EEUU contra el gasoducto Nord Stream 2

euronews_icons_loading
Alemania rechaza las sanciones de EEUU contra el gasoducto Nord Stream 2
Derechos de autor  -
Tamaño de texto Aa Aa

Alemania califica de injerencia interna las sanciones impuestas por Estados Unidos este viernes contra las las empresas que participan en la construcción del gasoducto ruso Nord Stream 2.

"Son medidas extraterritoriales que afectan a empresas alemanas y europeas", ha recalcado el Gobierno de Angela Merkel en un comunicado.

La Unión Europea también las ha rechazado: "Por principio la UE se opone a sanciones contra empresas europeas que realizan actividades legales", ha dicho un portavoz.

En juego la dependencia de Rusia

El 90 por ciento de sus más de 1200 kilómetros ya están acabados. La instalación pasa por debajo del Mar Báltico. Permitirá doblar el suministro directo de gas natural ruso hacia Europa occidental vía Alemania, principal beneficiario del proyecto.

La Administración Trump esgrime que esta obra aumenta la dependencia europea de Rusia y que el nuevo gasoducto amenaza al actual que pasa por Ucrania. Y Esto,facilitaría a Moscú incrementar la presión en su conflicto con Kiev.

Las sanciones comprenden la congelación de los bienes y la revocación de las visas estadounidenses para los empresarios ligados al proyecto.

El coste total del Nord Stream 2 es de unos diezmil millones de euros, una mitad financiada por la rusa Gazprom y la otra por cinco empresas europeas: OMV, Wintershall Dea, Engie, Uniper y Shel.

Rusia califica las sanciones de competencia desleal con el objetivo de vender a Europa el gas licuado estadounidense, que es más caro.

Las empresas reaccionan

Una de las principales afectadas ya ha reaccionado: La compañía suiza Allseas, cuyos barcos transportan las secciones del gasoducto, ha anunciado la suspensión de sus actividades, en espera de las aclaraciones necesarias respecto a las cuestiones regulatorias, técnicas y medioambientales por parte de la autoridad estadounidense.

Desde el comienzo, este proyecto ha contado con numerosos obstáculos. Dinamarca ha autorizado el paso por sus aguas solo a finales del pasado octubre. Su inauguración estaba prevista para finales de este año. Se espera que pueda ponerse en marcha a principios de 2020.