Última hora
This content is not available in your region

La vida sin agua en Pernik, una ciudad búlgara de 90.000 habitantes

euronews_icons_loading
La vida sin agua en Pernik, una ciudad búlgara de 90.000 habitantes
Derechos de autor
Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Son las 3 de la tarde en Pernik, situada a 20 km al sur de la capital búlgara, Sofía.Mientras los niños del jardín de infancia Kalina Malina se despiertan de su siesta de la tarde, se supone que habrá agua corriente durante las próximas 7 horas, sin embargo, en realidad eso no está garantizado que ocurra todos los días.

El ex ministro de Medio Ambiente de Bulgaria, Neno Dimov, está detenido a la espera de juicio por una larga crisis de agua en Pernik, y la crisis no hace más que empeorar en esta ciudad de 90.000 habitantes.

"Conseguimos agua mineral para beber y para cocinar las comidas de los niños. Para la limpieza y el saneamiento, almacenamos el agua en barriles cuando se enciende a las 3 de la tarde. Nos lavamos y limpiamos y luego lo llenamos para el día siguiente", cuenta Mihaela Ivailova, directora de la guardería Kalina Malina.

El agua vuelve a estar disponible casi una hora más tarde, lo cual no es inusual. Después de todo, la reserva de agua de Pernik está gravemente agotada. Hay unos 3 millones de metros cúbicos sobre 20 y eso sería suficiente, si no fuera por las grandes pérdidas a lo largo del camino hasta Pernik.

Alrededor del 65% del agua potable se pierde por fugas en las tuberías. El racionamiento de agua se ha hecho más severo desde que comenzó en noviembre. Y según las estimaciones, durará por lo menos hasta abril.

La razón principal del grave agotamiento del agua es que las fábricas de la ciudad industrial han recibido agua continuamente. El entonces ministro de Medio Ambiente, Neno Dimov, habría firmado los informes que mostraban niveles alarmantemente bajos en el embalse principal sin cambiar el plan de distribución de agua, algo que el recién nombrado alcalde critica.

Stanislav Vladimirov, alcalde de Pernik, asegura que "el embalse de Studena no puede abastecer a la industria. La prioridad es abastecer primero a los residentes, no podemos permitir que el agua limpia y potable vaya a las fábricas. Se trata de grandes entidades industriales, que pueden perforar pozos y encontrar una alternativa de suministro de agua a largo plazo".

La principal fábrica de acero de Pernik declinó contestar a las preguntas de euronews. Sin embargo, los sindicatos han advertido de que sin agua, 1.500 trabajadores podrían ser suspendidos. Las pruebas recientes también revelan que las autoridades de Pernik se oponían al racionamiento del agua antes de las elecciones municipales de octubre, por temor a las consecuencias políticas. Mientras tanto, Pernik obtendrá agua a través de la infraestructura de suministro de la cercana capital Sofía.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.