Última hora
This content is not available in your region

Perú castiga a los fujimoristas, que se hunden en las urnas

euronews_icons_loading
Perú castiga a los fujimoristas, que se hunden en las urnas
Derechos de autor  AP Photo/Martin Mejia   -   Menendez, Carmen
Tamaño de texto Aa Aa

Los peruanos han hecho limpieza este domingo en su Parlamento, barriendo literalmente al fujimorismo y a sus aliados, que hasta ahora controlaban la cámara.

'Que se vayan todos' reclamaban muchos peruanos, hartos de la corrupción y los escándalos. Un grito que ha tenido como principal damnificado al partido Fuerza Popular de Keiko Fujimori. Esta formación ha pasado de tener mayoría absoluta y 130 congresistas a obtener en estos comicios alrededor del 7 % de los votos, lo que supondría apenas 12 asientos.

Más dramáticos aún son los resultados del Partido Aprista del expresidente Alan García, que se ha quedado fuera del legislativo. Tampoco entró en el Congreso el partido Solidaridad Nacional que aglutinaba a la ultraderecha peruana, con algunas caras conocidas del ala más duro, confesional y reaccionaria del fujimorismo.

Un Congreso atomizado y más propicio al presidente Martín Vizcarra

El resultado de la criba electoral en Perú será un Congreso sin hegemonías y atomizado, en el que diez partidos muy variopintos tendrán representación. Este legislativo estará inclinado hacia el centroderecha y, en principio, será más favorable a las reformas que quiere sacar adelante el presidente Martín Vizcarra.

De hecho, las formaciones de centroderecha Acción Popular, Alianza para el Progreso y el Partido Morado, que están entre las más votadas, han anunciado que están dispuestas a negociar con el presidente.

Estas elecciones fueron forzadas por Vizcarra, que disolvió el Congreso, dominado por los fujimoristas, porque ejercía un férreo bloqueo y ponía trabas constantes a sus políticas anticorrupción.

A estas elecciones estaban convocados cerca de 25 millones de peruanos. El nuevo Congreso solo funcionará hasta julio de 2021 y acompañará el último año y medio de mandato de Martín Vizcarr.