Última hora
This content is not available in your region

Cruceros en cuarentena: vidas a la deriva por culpa del coronavirus

euronews_icons_loading
Cruceros en cuarentena: vidas a la deriva por culpa del coronavirus
Derechos de autor  (c) Copyright 2020, dpa (www.dpa.de). Alle Rechte vorbehalten   -   Boris Roessler
Tamaño de texto Aa Aa

De cuarentena en cuarentena y sus vidas a la deriva por culpa del covid-19. Más de un centenar de pasajeros hongkoneses del Diamond Princess, que lleva más de dos semanas en cuarentena anclado en el puerto de Yokohama, en Japón, han regresado este jueves a la excolonia británica para pasar otros 14 días en un centro de internamiento. Las condiciones en el crucero no eran óptimas y, aunque no muestren síntomas, alguno puede ser portador del temido coronavirus:

"Algunas miembros de la tripulación tenían fiebre, y fueron al centro médico con una mascarilla, pero sin ninguna protección entre su habitación y la sala médica", explica Kentro Iwata, un reputado experto nipón en enfermedades infecciosas.

Japón ha sido muy criticado por las condiciones de aislamiento a bordo del Diamond Princess, donde han contraído la enfermedad más de 621 personas. Dos han fallecidos este jueves.

"Mantener unos 3.700 pasajeros y tripulación a bordo era apropiado, porque no había en tierra instalaciones lo suficientemente grandes para pasar allí la cuarentena", replica el profesor Shigeru Sakurai, también experto en infecciones.

Pero no todos los pasajeros que han podido abandonar el crucero (este jueves prosiguen el desembarco de pasajeros "sanos") han pasado a estar de nuevo en aislamiento preventivo, lo que suscita muchos temores.

Mientras tanto, en China las autoridades tratan de contener la epidemia en la provincia de Hubei, la zona cero del covid-19. Tras recibir un aluvión de críticas por haber minimizado inicialmente la peligrosidad del nuevo coronavirus e incluso haber castigado a los médicos que alertaron a la población, el Gobierno quiere demostrar que no repara en gastos para atender a decenas de miles de afectados por una enfermedad que se ha cobrado ya más de 2.000 vidas.