Última hora
This content is not available in your region

Desafiando los límites de la geopolítica europea

euronews_icons_loading
Desafiando los límites de la geopolítica europea
Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

"Esta Comisión será una Comisión geopolítica". La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, lo dejó claro desde su primera rueda de prensa. Su objetivo es reforzar el papel de la Unión Europea en el mundo. "Quiero que la Unión Europea y, por lo tanto, la Comisión, sean los guardianes del multilateralismo, porque sabemos que somos más fuertes cuando hacemos las cosas juntos que cuando las hacemos solos".

Desde entonces, el Alto Representante, Josep Borrell, ha viajado por medio mundo: desde Irán hasta Sudán, pasando por Kosovo. Pero también ha tenido que lidiar con crisis importantes. Desde Libia hasta la última en la frontera greco-turca.

La eurodiputada francesa Nathalie Loiseau, del Comité de Asuntos Exteriores, cree que la Unión Europea ha empezado a actuar. "Recibir al presidente turco en Bruselas y mostrar firmeza ante una tentativa de chantaje... Desde este punto de vista Europa se ha hecho respetar y ha hecho bien porque tiene razón. También tenemos una nueva misión militar a lo largo de la costa libia para hacer respetar el embargo de armas, ya era hora de que ocurriera".

Pero el punto débil de Europa en términos de política exterior es la unanimidad. Basta un sólo país para bloquear una decisión.

A Borrell le gustaría esquivar los vetos nacionales, introduciendo un sistema a varias velocidades. Y ya se barajan nuevas nuevas fórmulas. "Quizás podríamos probar la votación por mayoría cualificada en ciertos ámbitos durante un cierto período de tiempo. Por ejemplo, para aprobar sanciones", explica David McAllister, presidente del Comité de Exteriores del Parlamento Europeo.

Ya a largo plazo, la Comisión ha presentado una nueva estrategia para África. La importancia que da al continente se vio reforzada con la visita de 20 comisarios a Adís Abeba. Pero la propuesta ha suscitado algunas críticas entre las organizaciones humanitarias.

"Estamos decepcionados en la medida en que pone el énfasis en el crecimiento económico y en el papel del sector privado. Y en cambio no presta suficiente atención al desarrollo humano, a los servicios públicos, a la lucha contra la pobreza y las desigualdades, que son las prioridades de los ciudadanos africanos", afirma Luisa Fondello, de Caritas Europa.

Todavía queda mucho trabajo por hacer, y para sacarlo adelante hará falta que la política exterior cuente con los fondos necesarios en los próximos presupuestos europeos.