Última hora
This content is not available in your region

Expedientes de regulación de empleo masivos en el sector del automóvil por el coronavirus

Imagen de ilustración
Imagen de ilustración   -   Derechos de autor  AP / Luca Bruno
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis del coronavirus está provocando un auténtico cataclismo en la industria automovilística mundial pero especialmente en Europa.

Primero, los grandes fabricantes tuvieron que reducir su actividad por la falta de componentes y piezas de recambio fabricadas en China, un país paralizado durante semanas por la pandemia. Luego, la irrupción de la enfermedad en el Viejo Continente ha llevado a las principales cadenas de montaje de automóviles a echar el freno de mano.

Sólo en España, la actividad de las 17 fábricas existentes representa el 8,6% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Unos 67.000 puestos de trabajo directos y centenares de miles indirectos están en peligro, ante la incertidumbre que vive el sector. Tras el turismo, es uno de los sectores productivos más importantes.

Una de las primeras consecuencias ha sido el anuncio en cascada de varios expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

El más importante ha sido el presentado por la marca española Seat, perteneciente al grupo automovilístico alemán Volkswagen, que afecta a la totalidad de su plantilla de 14.800 trabajadores, aunque algunos podrán mantener su actividad laboral pese al cierre de su fábrica de Martorell (Barcelona). Una medida de "fuerza mayor" ante las dificultades "logísticas y productivas" por el estado de alarma decretado por el Gobierno español, explica la empresa en un comunicado, al tiempo que anuncia que complementará la prestación de desempleo "hasta el 80% del sueldo de cada empleado". El presidente del comité de empresa, Matías Carnero, ha pedido garantías para cobrar el equivalente al "90% del salario".

Lea | Seat acuerda un paquete de medidas para la contención del coronavirus

La noticia coincide con la presentación de los resultados del fabricante español, que logró en 2019 un beneficio operativo récord de 445 millones de euros, una cifra que representa un incremento del 74,7% respecto a los 254 millones de 2018. "Un año excepcional", ha precisado Seat.

También ha paralizado su actividad otra de las fábricas españolas del grupo Volkswagen, situada en Navarra, en la que trabajan más de 5.000 personas. De hecho Volkswagen ultima el cierre de sus 77 fábricas europeas.

Idéntica decisión ha tomado el grupo automovilístico francés PSA (Peugeot, Citroën, DS y Opel) que ha decidido cerrar progresivamente todas sus cadenas de montaje en Europa (140.000 trabajadores), una situación que afecta a los empleados de sus factorías españolas de Madrid, Vigo y Zaragoza. Un cierre temporal que el grupo automovilístico prevé en principio hasta "el próximo 27 de marzo".

Entre el goteo de expedientes temporales de regulación de empleo están también los que afectan a las cuatro plantas españolas del fabricante francés Renault, que paraliza además sus 12 factorías en Francia (18.000 empleados) durante un periodo indefinido.

Otras plantas como las de la multinacional italiana Iveco en Madrid y en Valladolid, dedicadas a la fabricación de camiones y vehículos comerciales ligeros suspenden la actividad por la presión de los trabajadores para evitar el riesgo de contagio.

También ha afectado el coronavirus a la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) en la que se han confirmado tres casos positivos. De momento, las instalaciones en las que trabajan 7.000 personas estarán cerradas durante toda la semana.

La crisis del coronavirus es un reto mayúsculo para un sector vital en España. Se trata del segundo mayor país fabricante de Europa y el octavo a nivel mundial. El 82% de los vehículos fabricados en España se exportan a más de un centenar de países. Además de las 17 plantas de fabricación, en España están instaladas un millar de empresas de componentes y equipos auxiliares.