Última hora
This content is not available in your region

Una Semana Santa atípica por el Covid-19

euronews_icons_loading
Una Semana Santa atípica por el Covid-19
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los caminos del señor son inescrutables, misteriosos e infinitos en esta Semana Santa de 2020. Con bendiciones desde un helicóptero por la crisis sanitaria del Covid-19. En Ecuador, segundo país más golpeado por el virus de América Latina, el obispo auxiliar de Guayaquil bendijo a los habitantes de la provincia de Guayas desde el cielo...

"Nunca en la historia de la Iglesia se ha vivido una Semana Santa como esta semana debido a la pandemia y entonces tenemos que seguir las normas que el gobierno nos da, de estar encerrados, pues no podemos salir", explica Giovanni Battista, sosteniendo el Santísimo Sacramento, e instalado en un helicóptero.

La región de Guayas ha registrado miles de casos positivos y cerca de 200 muertos por Covid-19. La dinámica ciudad portuaria de Guayaquil, ha visto cómo la pandemia colapsaba su sistema de salud y servicios funerarios, con cadáveres acumulándose en las aceras, en lo que puede ser una advertencia en América Latina.

En esta Semana Santa cada cual lleva su cruz. Los presos que se encuentran en las cárceles de Ecuador trabajan en la de fabricar ataúdes que serán donados a las familias de las víctimas del coronavirus en Guayaquil, ante la escasez de féretros en la ciudad.

Una Semana Santa atípica también en México, donde el sacerdote Marco Antonio ha instalado su confesionario junto a la cochera. La confesión se hace desde el automóvil y la absolución llega a más de un metro de distancia.

Jesús Garduño, católico practicante, asegura que: "En este momento, con esta pandemia, tenemos temores y miedo. Ante esta situación, no hay nada mejor que estar bien con Dios". Algunos devotos católicos de Acapulco, en el estado de Guerrero, practican la confesión telemática por medio de Internet, mientras que otros se desplazan hasta aquí.

Marco Antonio, sacerdote nos cuenta el éxito obtenido con esta posibilidad de confesión entre los fieles: "Muchos de los fieles en este momento durante la Semana Santa necesitan acercarse a Dios y lo hacen a través de las celebraciones que los sacerdotes transmiten a través de las redes sociales, y esta oportunidad de confesar en sus vehículos también ha sido una señal para los fieles de que la iglesia está con ellos ".

Con las iglesias vacías debido a la crisis sanitaria del coronavirus, muchos fieles vivirán la Semana Santa desde sus hogares en la Ciudad de México. Capellán del Coro de la Basílica de Guadalupe, el padre Arnulfo Hernández también hará teletrabajo en esta Semana Santa.

"Hemos pedido a los feligreses que sigan los pasos de la Semana Mayor desde sus hogares, además, los medios de comunicación nos ayuda mucho porque transmiten misas, rosarios y obras santas a los hogares".

En el célebre mercado de Sonora, con todos sus comercios cerrados, Hugo Monroy hubiera querido mantener los servicios mínimos con las necesarias precauciones de desinfección y distancia entre clientes, para recuperar al menos una parte de un negocio que se le ha venido abajo.

"Tenemos proveedores que se alimentan desde aquí, tenemos empleados, todos somos empleados, tenemos familias, hijos, por lo que no podemos pararlo todo. Digo que si lo llevamos a cabo una responsabilidad sanitaria, con mascarillas, gel antibacteriano, con todo eso ... "

La mayor procesión de la semana Santa en México ha sido "virtual" y publicada en línea. Con la recreación más célebre de la crucifixión de Cristo en América Latina y que se celebra a puertas cerradas por primera vez en 177 años.