Última hora
This content is not available in your region

Toque de queda en Macedonia del Norte frente al COVID-19

euronews_icons_loading
Toque de queda en Macedonia del Norte frente al COVID-19
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Solo los perros callejeros, los agentes de policía y un reducido número de personas con permisos de movimiento circulaban el fin de semana por las calles de Skopie, la capital de Macedonia del Norte. El resto de los ciudadanos pasaron el fin de semana confinados en sus casas, después de que el Gobierno decretara un toque de queda de 52 horas.

Esta rígida medida de distanciamiento social fue la respuesta al último repunte de la epidemia en el país. Con dos millones de habitantes, Macedonia del Norte ha registrado, hasta ahora, 832 casos positivos y 34 muertos. El ministro de Sanidad, médico él mismo, dice que las medidas siguen las recomendaciones de los epidemiólogos.

"Creo, y hemos visto esto por las experiencias de otros países, que tales medidas contribuirán a una disminución significativa en la curva de pacientes recién infectados. Incluso ahora tenemos un aumento muy leve en el número de pacientes recién infectados, y esperamos que este número continúe disminuyendo con el tiempo", explica Venko Filipce, ministro de Sanidad de Macedonia del Norte.

Alta tasa de mortalidad

Un motivo de preocupación es la alta tasa de mortalidad, de alrededor del 5%. Los expertos están sorprendidos por la agresividad del virus.

"Este es un virus específico que causa estragos en el cuerpo humano. No solo ataca los pulmones sino también otros sistemas, como el sistema cardiovascular, los riñones, el hígado... Es una enfermedad multisistémica", dice Zarko Karadjovski, jefe del Órgano de Coordinación Nacional para la preparación y respuesta ante epidemias.

Macedonia del Norte se encuentra en el sureste de Europa, donde las temperaturas ya superan los 20°C, lo que con suerte contribuirá a frenar la intensidad del virus. Sin embargo, no hay garantías de que esto suceda, principalmente debido a la inconsistencia del COVID-19.

"Estamos lidiando con un virus que aún se desconoce en gran medida. Todavía se está investigando. Asumimos que el buen tiempo podría contribuir a frenarlo, en cierta medida, pero no podemos estar seguros", señala Venko Filipce, ministro de Sanidad de Macedonia del Norte.

"Los epidemiólogos predicen que el pico de la epidemia se alcanzará a final de mes, con 2000 casos. Macedonia del Norte, como país en desarrollo, tiene capacidad de hospitalizar solo 1000 de estos casos. El 75% de ellos ya lo están, por lo que las autoridades adoptan medidas de distanciamiento social más rígidas para evitar una mayor propagación del virus", cuenta Borjan Jovanovski, periodista de Euronews, desde Skopie.