Última hora
This content is not available in your region

Temor y protestas entre los trabajadores en México

euronews_icons_loading
Temor y protestas entre los trabajadores en México
Derechos de autor  ALFREDO ESTRELLA / AFP
Tamaño de texto Aa Aa

"Ni uno más. Nos dan el material" gritan trabajadores de los hospitales públicos ante el Instituto de Seguridad Social de Ciudad de México.

El país ha entrado en la llamada fase tres de la pandemia, que supone un importante aumento de contagios y hospitalizaciones, pero el personal sanitario denuncia que no cuentan con los medios de protección necesarios, lo que les expone a la enfermedad.

"La realidad está allá dentro -dice una enfermera señalando hacia el hospital-. _No nos damos cuenta del material que tenemos. Hay compañeros ya caidos, internados. ¿Por qué? Porque estamos en una lucha y no nos protegen". _

Este martes, México cifró en más de 9500 las personas contagiadas, con un aumento del 8,3 % respecto al día anterior, así como más de 850 fallecidos.

En el plano económico, se espera que el impacto sea enorme. El Banco de México ha inyectado 750.000 millones de pesos, unos 30.800 millones de dólares, y bajado las tasas de interés para tratar de dar un empujón al país.

Huelgas y protestas de los obreros de las maquiladoras

La inquietud crece, en especial, en las maquiladoras, fábricas transformadoras que se extienden a lo largo de la frontera con Estados Unidos. En Ciudad Juárez, los trabajadores han organizado huelgas y protestas porque se sienten en peligro. Consideran que estas empresas se han convertido en focos de infección y deberían cerrar. Aseguran que hay numerosos contagiados y algunos fallecidos.

"Estamos aquí porque ya hay contagiados y no es de ahorita -explica una manifestante-. Ellos piensan que nos van a venir a lavar el cerebro diciendo que no hay personas contagiadas".

Qué espera la gerencia para enviarnos a nuestras casas! -clama otro trabajador-. Hoy salió el gerente a informarnos de que nos paga por estar dentro y no por estar fuera".

Estados Unidos presiona para que estas fábricas se mantengan abiertas pues son clave en su cadena de suministros.