Última hora
This content is not available in your region

Un tibunal estudiará el apoyo de la UE a los guardacostas en Libia

euronews_icons_loading
Un tibunal estudiará el apoyo de la UE a los guardacostas en Libia
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El conflicto libio sigue abierto: las partes enfrentadas no respetan la tregua y los esfuerzos de la Unión Europea tampoco han dado frutos.

Un equipo de expertos legalesde la Red Global de Acción legal (Global Legal Action Network, GLAN) ha llevado ante el Tribunal de Cuentas Europeo las ayudas europeas que reciben los guardacostas de este país del norte de África.

Denuncian que la Unión no respeta sus propias normas presupuestarias, ya que los migrantes capturados en el Mediterráneo son enviados a la zona de conflicto y a campamentos donde no se respetan los derechos humanos.

En declaraciones a Euronews Valentina Azarova, de la Red Global de Acción legal (Global Legal Action Network, GLAN), ha explicado el motivo de su denuncia: "Gracias a estas ayudas europeas los guardacostas libios devuelven de foma ilegal a los migrantes y refugiados a Libia. Los mandan a campos de detención donde pueden caer en redes de tráfico de personas, o sufrir la tortura y la esclavitud".

Bruselas destina 90 millones de euros a programas dedicados al control del flujo de migrantes.

En el Parlamento Europeo también hay críticas. La mayoría de los eurodiputados del Comité de Libertades Civiles considera que la Unión no debería conceder fondos a Libia para la gestión de la migración y entrenamiento de sus guardacostas.

Consideran que Libia no es un "país seguro".

Hemos hablado con Tineke Strik, eurodiputada del grupo de los Verdes de los Países Bajos: "En realidad, se puede decir que los guardacostas libios violan los derechos ((humanos)) de los migrantes y que la Unión es cómplice de eso porque instruye a los guardacostas libios, dando pie a que sean ellos quienes lo hagan".

Hace un mes Bruselas dio luz verde a la misión IRINI, para hacer cumplir el embargo de armas decretado por la ONU contra Libia.

Se desplegarán barcos, buques y satélites para llevar a cabo inspecciones en alta mar.

Pero no todos los Estados miembros participan en este programa, hay quienes tienen dudas sobre su eficacia. Sobretodo países como Austria y Hungría, que se oponen sin reparos: dicen que la misión producirá un 'efecto llamada' a la migración ilegal. El derecho internacional obliga a rescatar a personas en situación de peligro en el mar. Un debate que se ha discutido mucho por las personas que huyen del conflicto en Síria.

Nathalie Loiseau, eurodiputada francesa de Renew Europe, asegura: "Era absolutamente esencial que la UE asumiera sus responsabilidades. La operación Irini empezará pronto, varios países se han comprometido. Lo que no vale es decir que como no es suficiente, nos quedamos de brazos cruzados. Si necesitamos hacer más, necesitamos más compromiso.".