Última hora
This content is not available in your region

Una cuarta plaga de langostas devasta los cultivos en África del Este

Un jóven granjero rodeado de langostas en Katitika, municipio de Kitui , Kenya
Un jóven granjero rodeado de langostas en Katitika, municipio de Kitui , Kenya   -   Derechos de autor  Ben Curtis/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Casi cinco millones de personas están en riesgo de pasar hambre a medida que una cuarta plaga de langostas del desierto devasta cultivos en África del Este, advirtió hoy el Comité Internacional de Rescate (IRC).

La nueva invasión de esos insectos complica una situación alimentaria ya agravada por la pandemia de la COVID-19, que obstaculiza la aplicación de medidas para atajar el problema, señaló el IRC en un comunicado.

La plaga, que llegó a África del Este hace un año, ha arrasado cientos de miles de hectáreas de cultivos en al menos ocho países.

La nueva eclosión podría generar enjambres hasta 8.000 veces más grandes que la que se produjo a principios de este año.

"La langosta del desierto es la plaga migratoria más peligrosa del mundo. Un enjambre de langostas de un kilómetro cuadrado es capaz de consumir la misma cantidad de alimentos en un día que aproximadamente 35.000 personas", explicó el director de Recuperación Económica de la organización humanitaria, Barri Shorey.

"El peor brote en setenta años se combina con un año de sequía e inundaciones. Y ahora una pandemia de COVID-19 impide que las personas trabajen y cultiven, lo que plantea un riesgo sin precedentes para la seguridad alimentaria", añadió.

Somalia está siendo el país más atacado por las langostas tras sufrir una sequía en 2019 y padecer, desde entonces, inundaciones masivas, dificultades que se suman a la crisis del coronavirus y al conflicto que sacude a esta nación del Cuerno de África.

En caso de que no se reciba ayuda rápida, el IRC calcula que 3,5 millones de personas se enfrentarán a una crisis alimentaria en Somalia.

"Sin un aumento inmediato de las medidas de prevención (contra la plaga), podríamos estar al borde de una hambruna como nunca antes habíamos visto", advirtió Shorey.

El pasado marzo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU ya alertó de que la plaga de langostas registrada en el este de África desde el pasado año seguía creciendo y era la peor que sufría Kenia en setenta años, mientras para Etiopía y Somalia fue hace un cuarto de siglo.

La plaga se extendió después a otros países de la región como Eritrea, Sudán del Sur, Tanzania o Uganda.