Última hora
This content is not available in your region

Secretario de la OCDE, Ángel Gurría: "la deuda es una consecuencia de la victoria contra el virus".

euronews_icons_loading
Secretario de la OCDE, Ángel Gurría: "la deuda es una consecuencia de la victoria contra el virus".
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El mundo se enfrenta ahora a la peor crisis económica en décadas provocada por la pandemia del COVID-19. A medida que muchos países empiezan a levantar sus medidas de cierre, es posible que la recuperación económica no gane impulso de forma inmediata. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirma que esta crisis mundial tendrá consecuencias nefastas en todo el mundo.

Nuestra periodista especializada en economía, Sasha Vakulina, conversó con el secretario general de la entidad, Ángel Gurría, para ahondar en la perspectiva de la OCDE.

Vakulina: la mayoría de los pronósticos indican una recuperación a partir del segundo semestre de este año. Pero de acuerdo con las perspectivas de la OCDE podría ser bastante lenta. ¿Cuáles son esos efectos económicos duraderos de la pandemia del COVID19?

Gurría:estamos calculando un -6% para la economía mundial en 2020, en el caso de que no haya una reincidencia de la pandemia. Si tenemos una segunda ola, estamos diciendo que puede llegar a una contracción de siete y medio, tal vez incluso más. Y la razón es porque, entre otras cosas, hay una cuestión de confianza que tiene que recuperarse. El tema de la inversión tiene que recuperarse y las tensiones comerciales tienen que desaparecer. Pero también está la deuda que nos quedará. Estamos hablando de Gobiernos, empresas y hogares. Y eso hará que sea un poco más difícil de despegar. Así que estamos mirando más a la recuperación en forma de U que a la recuperación en forma de V.

Vakulina: en lo que respecta a la cuestión de la deuda, hay una creciente preocupación de que sea la próxima generación la que pague la crisis.

Gurría:siempre es la próxima generación la que paga la deuda. Eso no ha cambiado. La única cuestión es que esta generación tiene que gastar lo suficiente para vencer al virus. ¡Atacalo con todo lo que tengan! ¡Ganemos la batalla contra el coronavirus!

La deuda es una consecuencia de la victoria contra el virus. Pero tendrá más repercusiones más adelante. Por eso tenemos que ser más bien sobrios en la recuperación. Va a tomar más tiempo y va a tomar más empuje simplemente porque va a ser pesado para las alas.

Vakulina: ¿Cree que debería haber un cambio en la percepción de la deuda? ¿Ya no percibir la deuda como algo malo como vimos después de, por ejemplo, la crisis financiera?

Gurría:la deuda es una herramienta que nunca es intrínsecamente mala o equivocada. Puedes usar la deuda sabia y juiciosamente para avanzar en tu crecimiento, en tu desarrollo. Algunos programas han previsto idealmente que los proyectos que se financian con la deuda se paguen por sí mismos o que generen un bien global para su sociedad, para su país. Eso valdrá la pena pagarlo a través de las vías del tesoro general. Pero ahora no es el momento de mirar el reglamento sobre la cuestión de la deuda. Ahora mismo, tenemos que darlo todo. Tenemos que vencer al virus primero, luego tendremos que lidiar con las consecuencias.

Vakulina: ¿Cómo ha acelerado la pandemia el salto de la "gran integración" a la "gran fragmentación", realmente lo ha producido esta crisis?

Gurría:Creo que la mera expresión de "gran fragmentación" es una exageración.

Al igual que la "gran integración" fue porque nunca alcanzamos el nivel de integración que queríamos, y no debemos dejar que la pandemia detenga el proceso de integración. Europa se va a integrar cada vez más. El futuro de Europa es la integración. Una Europa integrada estará mejor. Su nivel de bienestar aumentará.

Los sistemas de salud no son responsabilidad de la Comisión Europea. Son responsabilidad de cada uno de los países. Así que básicamente se trata de diferentes políticas y diferentes formas de abordar diferentes maneras en las que lees los números y reaccionas a los números. Pero al final, se ha tenido un enfoque bastante estable y diría que bastante generalizado, que es que en ausencia de un medicamento, en ausencia de una vacuna, se hace lo que efectivamente es lo segundo mejor, que es el confinamiento y luego el distanciamiento social y el control del proceso muy, muy prudentemente, muy gradualmente.

Vakulina: ¿cree que podría haber una amenaza al movimiento general hacia la globalización? porque lo que vimos durante la pandemia. Hubo una masiva interrupción de las cadenas de suministro.

Gurría:no culpe a la globalización por las políticas nacionales defectuosas o la falta de cooperación internacional. La globalización, por definición, se basa en una base muy fuerte de cooperación internacional.

Si la cooperación internacional no existe y hay tensiones comerciales, las cuales están presentes, en algunos casos son tensiones militares, y tienes problemas de liquidez y tensiones sociales, un panorama de descontento en diferentes países, entonces por supuesto, te falta ese pegamento que lo une todo. Y culpar a la globalización puede ser atractivo o fácil pero no te lleva a ninguna parte porque no te lleva a una solución.

Vakulina:Hablamos mucho de la nueva normalidad para nosotros, para la gente, cuando se trata de distanciamiento social, pruebas, seguimiento, rastreo y aislamiento. ¿Cuál es la nueva normalidad para la economía global?

Gurría:es de esperar que la nueva normalidad incluya el hecho de que debemos aprovechar la oportunidad para recordarnos, por ejemplo, una única y muy importante responsabilidad intergeneracional, que es ocuparse del planeta, ocuparse del cambio climático.

Y por lo tanto, felicito a los países que ahora dicen que en la recuperación, apoyarán soluciones más ecológicas, ya sea en la industria del automóvil o en la industria aeronáutica o en la industria del transporte marítimo, etc.

Están combinando el apoyo de los sectores más afectados, ya sabéis, los sectores más vulnerables, con políticas que os impulsen hacia un futuro mejor.