Última hora
This content is not available in your region

Filippo Grandi: "Está en el interés de todos proteger a toda la población, incluidos los refugiados"

euronews_icons_loading
Filippo Grandi: "Está en el interés de todos proteger a toda la población, incluidos los refugiados"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia de coronavirus está transformando la vida cotidiana de formas nunca antes imaginadas. Pero para algunas personas, las cosas no han cambiado. Los refugiados siguen huyendo de la guerra y la persecución. Y muchos terminan en campos de refugiados abarrotados que carecen de todo, desde alojamiento adecuado, hasta acceso a agua limpia y saneamiento. A menudo están expuestos al frío, la humedad, el estrés, la fatiga y, en vista de la epidemia de COVID19, su situación es una catástrofe a esperando a estallar.

¿Puede evitarse esa catástrofe? ¿Y, cómo? Para hablar de eso y más, mi invitado de hoy es el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

  • Su organización dice que cada dos segundos una persona huye de su casa. Lo que significa que para el final de nuestra conversación, más de 240 personas habrán sido desplazadas forzosamente en todo el mundo, una cifra impresionante... algunas terminarán en campos de refugiados abarrotados, donde las condiciones son nefastas. Hasta ahora no hemos visto grandes brotes de Covid19 en estos campos... ¿Qué tipo de medidas están en vigor? ¿Qué se puede hacer para evitar lo peor?

Filippo Grandi:

Hemos pedido a los gobiernos que incluyan a los refugiados en sus respuestas. Obviamente lo hacen porque está en el interés de todos cubrir a toda la población, incluyendo a los refugiados, en las respuestas

Estamos tratando de prepararnos lo mejor posible. Hemos pedido a los gobiernos que incluyan a los refugiados en sus respuestas. Obviamente lo hacen porque está en el interés de todos cubrir a toda la población, incluyendo a los refugiados, en las respuestas. Y nos ayudamos a nosotros mismos con nuestros socios, las ONG, otras organizaciones de las Naciones Unidas en las áreas de salud, de agua y saneamiento, extremadamente importante, en el área de la comunicación, hemos aprendido nosotros mismos aquí en Europa lo importante que es escuchar todos los días los mensajes que las autoridades nos dan sobre cómo comportarnos, qué cierres observar, qué reglas observar... así que tenemos que hacer lo mismo con estas poblaciones.

Y luego tenemos que proporcionar dinero, porque hay otro fenómeno importante: muchas de estas personas viven de ingresos muy pequeños, de trabajos cotidianos muy pequeños y muchos de estos ingresos y trabajos están desapareciendo en la situación actual. Así que tenemos un problema social y económico que puede llegar a ser incluso peor que el problema de salud a largo plazo.

Un punto más, si me permite, usted dijo que la mayoría de estas personas están en campamentos abarrotados. Bueno, una buena parte de esta gente lo está. Pero de hecho, el 60-70 por ciento de los 70 millones de refugiados y desplazados en todo el mundo en realidad viven en comunidades hacinadas en comunidades pobres. Así que tanto ellos como las comunidades de acogida están expuestos a esta pandemia.

  • Los refugiados se han convertido en un tema polémico aquí en Europa... a menudo se utilizan para alimentar los debates políticos... especialmente en ciertos estados miembros que sufrieron la peor parte de la crisis de migración de 2015 y donde las autoridades han estado diciendo que ya no podían permitirse ayudar a los refugiados. Las cosas están a punto de empeorar. Lo que estamos presenciando ahora es que la Unión Europea se esfuerza por sobrevivir, con grandes economías al borde del colapso, ¿tiene usted miedo de lo que pueda suceder a continuación, del impacto que esta crisis pueda tener en la futura integración de los refugiados en las comunidades de Europa?

Filippo Grandi:

Sí, y temo aún más que la ayuda, la ayuda extranjera, la asistencia... y Europa, como usted sabe, es el mayor donante de ayuda humanitaria y de desarrollo del mundo, me temo que eso puede peligrar a medida que avanzamos. Tal vez no inmediatamente, porque todo el mundo entiende que las necesidades humanitarias son urgentes ahora. Pero más adelante, cuando con suerte esta pandemia quede atrás.

Debemos recordar, por ejemplo, que el fortalecimiento de los sistemas de salud en los países pobres no sólo redunda en beneficio de esos países pobres, lo que es un argumento a veces difícil de sostener, por desgracia, sino que el fortalecimiento de esos sistemas de salud para todos, para los nacionales, para los refugiados, redunda en beneficio de todo el mundo. Porque si tienes un país débil, la pandemia puede volver a través de esto.

Así que ya ven que la ayuda no sólo interesa a los beneficiarios, sino a todo el mundo, y espero que la presión que existirá sobre los presupuestos nacionales, porque habrá un coste enorme para las economías nacionales para responder a la crisis del COVID, no se traduzca en reducciones de la ayuda humanitaria y para el desarrollo, de la que también se benefician los refugiados.

Tenemos que tener cuidado, porque el cierre de las fronteras previniendo el desembarco va en contra de los principios fundamentales de la protección de los que necesitan esa protección
  • Italia acaba de declarar que los puertos italianos ya no pueden considerarse seguros y que las autoridades no dejarán atracar barcos humanitarios de refugiados "durante toda la duración de la emergencia sanitaria nacional causada por la propagación de COVID-19". ¿Cuál es su reacción a la decisión de Italia de cerrar sus puertos?

Filippo Grandi:

Esto no es sólo un fenómeno en Italia. En todo el mundo, las fronteras han sido cerradas. Y entiendo por qué se hace, porque los gobiernos están tratando de contener la propagación de la pandemia. Esto es muy comprensible, y es realmente necesario probablemente en la mayoría de los lugares.

Lo que estamos diciendo es que tenemos que tener cuidado, porque el cierre de las fronteras previniendo el desembarco va en contra de los principios fundamentales de la protección de los que necesitan esa protección porque huyen de la guerra y la persecución, cosas que lamentablemente no se detienen durante la pandemia.

Lo que les decimos a los gobiernos es que, en primer lugar, hay formas de preservar la práctica del asilo incluso en estas circunstancias, y hemos proporcionado un montón de asesoramiento técnico a los gobiernos sobre cómo hacerlo, a través de sistemas de cuarentena, a través de entrevistas virtuales con las personas... así que es posible hacerlo. Pero aún más importante si esto tiene que hacerse por un período de tiempo, es que sea temporal, que estas medidas sean por la duración de la crisis como usted dijo, pero una vez que la crisis desaparezca, tenemos que volver a las prácticas normales de protección de los refugiados, porque de lo contrario, si esta práctica se mantiene después de que la crisis haya terminado, entonces tendremos una situación muy grave de derechos humanos.