Última hora
This content is not available in your region

¿Por qué la oposición serbia pide un boicot electoral?

euronews_icons_loading
¿Por qué la oposición serbia pide un boicot electoral?
Derechos de autor  Darko Vojinovic/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

¡Boicot a las elecciones generales del 21 de junio! Lo pide la oposición serbia casi al unísono. Una alianza de nueve partidos, que van desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, boicoteará los comicios generales, provinciales y locales. Le preguntamos por qué a su impulsor, Dragan Djilas:

- "Porque no se dan las condiciones para unas elecciones justas", responde.

El problema -argumenta Djilas- es que el partido gobernante controla por completo a los medios de comunicación y los utiliza en su beneficio.

- "La gente en Serbia nunca ha escuchado mi voz. Nunca. No tienen ninguna oportunidad de escucharme", lamenta Djilas.

Una denuncia que corrobora Freedom House, una ONG que realiza informes sobre la salud democrática de distintos países. Su veredicto es tajante: la democracia en Serbia ha dejado de existir. Los partidos de la oposición reclaman la instauración de un gobierno de tecnócratas que organice unas nuevas elecciones.

- "Vayamos paso a paso... y el año que viene, por ejemplo, celebremos elecciones en otras condiciones", afirma Djilas.

El Gobierno rechaza las críticas y el boicot de la oposición. La ministra de Integración de Serbia en la Unión Europea, Jadranka Joksimović, considera que no hay nada más democráticos que ir a votar:

- "Creo que la idea democrática más importante es dar a alguien la oportunidad de elegir y ser elegido".

Frente a las críticas sobre la ausencia de condiciones libres y justas, se muestra tajante:

- "¡Oh, vamos! Es algo que yo, como ministra de Integración de Serbia en la UE que se ocupa del proceso de adhesión desde hace seis años, no puedo aceptar. Porque sé lo que hemos hecho en el contexto del proceso de adhesión a la UE y las reformas que hemos realizado. Sí, sabemos dónde están los problemas, y día tras día damos pequeños pasos importantes (para corregirlos) y puedo asegurarles que Serbia, incluso hoy, no es la democracia más pobre de la UE y ni tampoco la más problemática de la Unión Europea".

Serbia sigue siendo sólo un país candidato a la adhesión a la Unión Europea. Bruselas afirma que "el boicot no es una opción viable" y anima a todos los partidos políticos a participar en las elecciones del 21 de junio.

"El año pasado, Serbia registró grandes manifestaciones antigubernamentales y el movimiento de boicot político es sólo una manifestación de la insatisfacción de la gente con el estado actual de las cosas. Debido a la pandemia, no hay protestas callejeras multitudinarias, pero la pregunta sigue siendo si el boicot servirá para rehacer el panorama político en Serbia", concluye el periodista Jorgen Samso desde Belgrado, para euronews.