Última hora
This content is not available in your region

Los rebrotes de coronavirus obligan a países europeos a volver a las medidas de aislamiento

euronews_icons_loading
Imagen de ilustración
Imagen de ilustración   -   Derechos de autor  AP / Jeffrey Collins
Tamaño de texto Aa Aa

España vivió el lunes el primer día laborable de "nueva normalidad", tras tres meses de restricciones por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, apenas 24 horas después de que levantara el estado de alarma y reabriera sus fronteras, las autoridades se vieron obligadas a retroceder en algunas localidades debido a nuevos brotes de coronavirus en el noreste del país.

En Málaga, al sur de España, se ha registrado el mayor salto de casos desde la desescalada. El brote comenzó en un Centro de Acogida de Emergencia y Derivación (CAED) y en solo 24 horas han pasado de 15 a 89 positivos.

Además varias comarcas de la comunidad autónoma de Aragón han retrocedido a la fase dos para aislar los contagios en la provincia de Huesca, mientras que Madrid, Cataluña, Galicia y Murcia también registran algunos brotes.

En Murcia, se trata de un brote debido a un positivo importado de Bolivia que provocó, al menos, 11 contagios en los últimos días. Las autoridades de Galicia también dicen que el rebrote en la región se debe a un caso importado, en su caso desde Brasil.

En la provincia catalana de Lérida, el nuevo brote ha tenido lugar en una residencia para personas mayores, con 18 contagiados.

El jueves Fernando Simón, director del Centro de Control de Alertas y Emergencias Sanitarias, dijo que los brotes en Huesca y Málaga eran los dos que de verdad preocupaban a las autoridades españolas. “Son los dos en los que hay que demostrar que realmente el control se ha conseguido”, afirmó.

El Gobierno español no descarta retroceder en la desescalada si la situación se vuelve a descontrolar. "Si llegara el momento de que tengamos una situación grave, el Gobierno puede decretar perfectamente la alarma en una parte del territorio, si no en todo", advirtió la vicepresidenta Carmen Calvo el martes.

El drama de Tönnies, el matadero alemán: 600.000 personas confinadas

Alemania también ha tenido que considerar nuevas restricciones en su lucha para contener un grupo de infecciones en la planta de carne Tönnies.

Dos distritos de Renania del Norte Westfalia, en los que viven más de 600.000 personas han sido confinadas para intentar frenar el brote.

"Es una situación muy extraordinaria. Vivir en cuarentena y ahora también rodeado de una valla, pero pensamos que era necesario demarcar el área. Así la gente sabe que están en cuarentena y que se aplican precauciones especiales de seguridad", dijo Berit Rürup, trabajadora social alemana.

Las autoridades dijeron inicialmente que más de 1.550 personas habían dado positivo por coronavirus en el matadero de Tönnies en Rheda-Wiedenbrueck, pero el martes por la tarde dijeron que el número exacto todavía estaba siendo verificado.

El gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, dijo que la gente del condado de Guetersloh se enfrentará durante la próxima semana a algunas de las mismas restricciones que existían en toda Alemania durante las primeras etapas de la pandemia en marzo.

Estas incluyen la limitación del número de personas que pueden reunirse en público, y el cierre de cines, gimnasios y bares.

La reapertura de Reino Unido llega con dificultades

El Ejecutivo del conservador Boris Johnson ha anunciado ante el Parlamento la fecha de apertura de bares y restaurantes: será el 4 de julio.

Sin embargo, en el norte de Gales, se está considerando un cierre local después de un brote de coronavirus en una fábrica de alimentos en Anglesey: 175 trabajadores han dado positivo. Se ha pedido confinarse a todo el personal y la fábrica ha cerrado sus puertas.

En las últimas veinticuatro horas, el país ha registrado quince nuevas muertes por el virus, lo que eleva el número de fallecimientos hasta los 42.647, aunque algunas estimaciones hechas por expertos sitúan el total de decesos en más de 53.500.

Algunos expertos consideran que Reino Unido está abriendo las restricciones demasiado rápido.

Portugal, obligado a retroceder

El Gobierno de Antonio Costa está reimponiendo algunas medidas de cierre en la capital después de un pico de nuevos casos. Portugal registra al menos 40.000 casos y un poco más de 1.500 muertes por coronavirus.

En el área metropolitana de Lisboa se han vuelto a imponer restricciones, entre las que se incluyen: la prohibición del consumo de alcohol en las zonas públicas, el cierre de terrazas o cafeterías a las 20 horas, hora local, y la limitación del tamaño de los mítines.

Portugal se ha visto obligado a dar un paso atrás en su reapertura, ya que actualmente ocupa el segundo lugar en la UE en cuanto a número de nuevos casos por habitante, según los datos recogidos por AFP.

Sin embargo tanto en Francia como en Bélgica hemos visto escenas de poca preocupación por el virus, especialmente entre los jóvenes.