Última hora
This content is not available in your region

Sentimientos encontrados en Prístina tras la reanudación del diálogo con Belgrado

euronews_icons_loading
Sentimientos encontrados en Prístina tras la reanudación del diálogo con Belgrado
Derechos de autor  Yves Herman/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras que los líderes de Serbia y Kosovo se reúnen cara a cara en Bruselas, en Prístina, la capital kosovar, el reinicio del diálogo bajo mediación de la UE provoca sentimientos encontrados:

"No sabemos de qué han estado hablando hasta ahora, ni de qué hablarán en el futuro, para encontrar otra solución", afirmaba un hombre de mediana edad.

"Si Serbia va a seguir como va ahora contra Kosovo, sólo para quitarnos algo, entonces mejor no dialogar en absoluto", sentenciaba otra ciudadana.

Las heridas de la guerra que desembocó en la independencia de Kosovo del territorio serbio siguen abiertas dos décadas después. Belgrado nunca ha reconocida la independencia de su antigua provincia de mayoría étnica albanesa. Los expertos afirman que queda mucho camino por recorrer antes de que se pueda lograr un acuerdo entre ambas partes. La cita en Brusellas, impulsada por el Alto Representente para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, llega tras una larga pausa en el diálogo:

"Veinte meses. Es mucho tiempo. Me alegra ver que la Unión Europea ha vuelto a estar al mando del proceso. El Presidente de Serbia, Aleksandar Vučić, y el Primer Ministro de Kosovo, Avdullah Hoti, están hoy con nosotros aquí en Bruselas para la primera reunión en persona", afirmaba el jefe de la diplomacia europea.

"Los dos líderes afrontan distintos desafíos internos. En Kosovo, Hoti es un recién llegado y todavía tiene que conseguir el respaldo del parlamento de Kosovo. En Serbia, Vucic afronta protestas multitudinarias exigiendo su dimisión. Pero tras la reunión en Bruselas todas las partes pueden reclamar una victoria consistente en volver a encarrilar el diálogo", explica nuestro corresponsal Jörgen Samso desde Prístina.