Última hora
This content is not available in your region

Lucha de la Policía francesa por mejorar su deteriorada imagen

euronews_icons_loading
Lucha de la Policía francesa por mejorar su deteriorada imagen
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Después de la muerte de George Floyd, las protestas organizadas por el movimiento 'Black Lives Matter' se extendieron por toda Europa. En Francia, miles de personas salieron a la calle, para acudir a la llamada del denominado Comité Adama, que lleva el nombre de un joven que murió bajo custodia policial hace cuatro años. Su hermana Assa Traoré se convirtió en la figura icónica del movimiento de protesta. Ahora, reclama un juicio por homicidio voluntario.

"Mi hermano fue aplastado por el peso de tres gendarmes durante nueve minutos. Hoy, nosotros, denunciamos la violencia policial. Denunciamos la violencia racial. Denunciamos la violencia social", declara Assa Traoré, portavoz del colectivo 'La verité pour Adama'.

Como ocurre con la familia Traoré, en Francia, son muchas las personas que comparten la ira de los familiares de víctimas de la violencia policial.

"El sistema, el Estado, quiere dejar de lado a los que venimos de un entorno de inmigrantes. ¡Somos ciudadanos de segunda clase! Cada vez que un joven es asesinado por la policía francesa, la víctima es criminalizada. ¡Eso no es normal! La Policía no tiene derecho a llevar a los jóvenes a la muerte", afirma Mahamadou Camara, miembro del colectivo 'Verité et Justice pour Gaye Camara'.

David de Bars dirige el sindicato de comisarios de la Policía Nacional francesa. Rechaza las acusaciones de violencia racial sistémica en la Policía. Pero piensa que la institución ya no puede centrarse en su principal misión.

"Tenemos procesos burocráticos y judiciales muy densos. No queda espacio para la dimensión humana. No hay espacio para el sentido común de los policías en su relación con los ciudadanos. Estamos pluriempleados en actividades consideradas represivas. Creo que la población ya no ve la otra cara de la Policía, que es la prevención, la presencia, la tranquilidad y la protección de los ciudadanos", señala David Le Bars, jefe del sindicato de comisarios de la Policía Nacional francesa.

Reconducir la conexión de la Policía con los ciudadanos es el objetivo de la asociación de incursiones RAID. Los oficiales de policía se toman tiempo libre para explicar su misión a los jóvenes durante eventos organizados por todo el país.

"La Policía tiene razón pero los delincuentes, también. La ley no permite a la Policía golpear a los jóvenes. Y los jóvenes no tienen derecho a delinquir. Es una situación de toma y daca", declara un joven que responde al nombre de Adam.

"A pesar de iniciativas como ésta, es probable que el restablecimiento de la confianza entre la población y la Policía suponga un verdadero reto durante mucho tiempo", concluye Valérie Gauriat, periodista de Euronews, en París.