Última hora
This content is not available in your region

Estados Unidos retirará casi 12.000 militares de Alemania

euronews_icons_loading
Donald Trump, a punto de partir hacia Texas. Washington, EEUU
Donald Trump, a punto de partir hacia Texas. Washington, EEUU   -   Derechos de autor  Alex Brandon/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unido va a retirar cerca de 12.000 militares de Alemania. Washington corta así por lo sano los efectivos en sus bases alemanas, las más importantes de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Y aunque la OTAN y el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, han defendido la idea de que se trata de un movimiento estratégico, destinado a reubicar sus fuerzas, el presidente Donald Trump ha dejado claro que, en realidad, la retirada de tropas es un castigo a Berlín.

"Alemania es un delincuente"

"Alemania es un país delincuente, no ha pagado sus contribuciones a la OTAN y no tiene intención de hacerlo -dijo Trump este miércoles-. Se han aprovechado de Estados Unidos, en lo comercial, lo militar y en todo lo demás, durante muchos años. Y yo estoy aquí ahora para arreglar eso".

Estados Unidos reubicará 5.600 militares en Bélgica e Italia. Otros 6.400 regresarán a casa. Washington también se plantea reposicionar fuerzas en Polonia y en los países bálticos. Lituania se propone como candidata.

"Es muy importante que las tropas estadounidenses que se encuentran ahora en Alemania, permanezcan en Europa", argumenta el ministro de Defensa lituano, Raimundas Karoblis.

"No se explican las razones por las que Estados Unidos está tomando esta decisión -dice Markus Söder, primer ministro del estado alemán de Baviera-. Por supuesto, lo hacen por soberanía, pero no creo que esto fortalezca la OTAN o mejore las relaciones".

La retirada va a tener un importante impacto financiero para las ciudades alemanas donde se encuentran las bases, en particular, Munich. Estados Unidos tiene actualmente desplegados en el país 52.000 efectivos, 34.500 de ellos militares y, el resto, empleados civiles del Departamento de Defensa.

"Regalo" a Rusia

Las tropas estadounidenses en Alemania se consideraron, en tiempos de la Guerra Fría, una fuerza de contención frente a la Unión Soviética.

Esta retirada militar va a suponer un cambio estratégico mayor, con una reducción neta del número de militares estadounidenses estacionados en Europa. Según el jefe del Pentágono, Mark Esper, el movimiento "aumentará el nivel de disuasión de Estados Unidos y de la OTAN frente a Rusia". Sin embargo, en las propias filas republicanas critican la decisión que califican de "regalo frente a la agresión y el oportunismo rusos".