Última hora
This content is not available in your region

La marcha de Juan Carlos I: "Una situación inédita y traumática"

euronews_icons_loading
Daniel Ochoa de Olza
Daniel Ochoa de Olza   -   Derechos de autor  Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El rey emérito ha puesto tierra de por medio para no perjudicar el reinado de su hijo. Una elección que deja pocos movimientos posibles al Rey Felipe VI.

El último paso que le quedaría para distanciarse de los escándalos de su familia sería quitarle el titulo de emérito a su padre.

Según la profesora de Historia Contemporánea de la UNED, Ángeles Lario González, no hace falta que el emérito se siente en el banquillo para que la situación sea inédita y traumática para los españoles.

"La noticia no está siendo bien recibida, precisamente porque un ciudadano normal, en cuanto tiene algún problema con la justicia, no puede salir del país. Es verdad, que el rey emérito ha dicho que está a disposición de la Justicia, pero es una situación que ha creado más confusión".

Una decisión calculada al milímetro que ha dividido en dos el panorama político español. Hay quienes cierran filas en torno a la Corona, mientras otros se plantean la continuidad de la institución.

"Es verdad que Felipe VI tiene muy buena imagen, se le considera un buen profesional. Esto está ayudando mucho a la propia monarquía, pero a la vez estas fuerzas republicanas que habían quedado calladas encuentran una ocasión para decir que quizás es el momento de plantearse otra salida", añade Lario.

Estos partidos de tradición republicana representan el 20% de los diputados en las Cortes, aún así la experta asegura que la buena imagen de Felipe VI aleja la posibilidad de que esto ocurra.