Última hora
This content is not available in your region

¿Se puede comparar el petro venezolano con la primera criptomoneda lanzada por un banco europeo?

Una empleada muestra su teléfono móvil mientras calcula el monto de la compra en Petros en una tienda  donde se acepta la criptomoneda venezolana, en Caracas, Venezuela.
Una empleada muestra su teléfono móvil mientras calcula el monto de la compra en Petros en una tienda donde se acepta la criptomoneda venezolana, en Caracas, Venezuela.   -   Derechos de autor  AP Photo/Matias Delacroix
Tamaño de texto Aa Aa

El pasado mes de julio, Lituania lanzó su criptomoneda LBCOIN, la primera emitida por un banco central europeo.

El LBCOIN, basado en la tecnología blockchain o cadena de bloques, consiste en seis fichas digitales y una moneda de colección física.

Expedidas por la Casa de la Moneda de Lituania, las monedas de plata de coleccionista se parecen a una tarjeta de crédito. Representan al acto por el que 20 signatarios proclamaron la independencia del país en 1918, y tienen un valor nominal no convencional de 19,18 euros para conmemorar la fecha.

Aunque es un lanzamiento pionero en Europa, no se trata del primer país en el mundo en emitir su propia moneda virtual.

En 2017, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro anunció la creación del petro, una criptomoneda respaldada por las reservas naturales del país.

La peculiaridad de estas dos monedas digitales es que rompen con la esencia intrínseca no gubernamental de las criptomonedas, que se basan en un sistema de pago o de inversión acordado entre dos personas que no está controlado por ninguna institución del sistema financiero mundial, como la Reserva Federal o el Banco Central Europeo, sino en la confianza con su colateral.

Esto es lo que diferencia a estas dos criptomonedas con el bitcóin. "Si está centralizado en un Gobierno o banco central o sujeto a sus políticas económicas, se pierde su atractivo", explica a Euronews Daniel Varnagy, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Bolívar de Venezuela y organizador del foro "Hablemos de Criptomonedas y Blockchain".

Pero, ¿se pueden comparar entre ellas?

"La moneda lituana es un experimento", explica Varnagy.

Por ahora, el Banco de Lituania ha emitido sólo 4.000 monedas de coleccionista, lo que las convierte en un premio muy codiciado. Sólo pueden obtenerse después de comprar las fichas digitales, que se venden en paquetes de seis por 99 euros.

Las ventas de la nueva moneda se están limitando al principio para fomentar la aceptación y el comercio.

"No es una moneda completamente formada, es un primer paso que se está dando con una cantidad bastante pequeña en la emisión", añade Varnagy, "y sale con un precio de referencia fijo sobre el euro".

Sin embargo, la motivación del Gobierno de Venezuela para lanzar el petro fue la necesidad de impulsar su independencia económica del dólar y de las sanciones de Estados Unidos.

"Cuando se lanzó el petro fue porque había una perdida de confianza absoluta en el sistema monetario venezolano y se buscaba la ruptura económica con el dólar", explica Varnagy.

En ese momento se buscaron varias alternativas al dólar, como que el precio del petróleo venezolano se expresara en yuanes y en rublos. De hecho, el símbolo del petro se parece mucho al del rublo, apunta Varnagy. "Estos experimentos no funcionaron, entonces surge la idea de la criptomoneda".

Después de dos años en funcionamiento, el petro todavía se está haciendo un hueco en los bolsillos de los venezolanos.

"Es una moneda que sí se ha usado dentro del entorno del Gobierno y que el presidente está impulsando pero no va más allá", explica Varnagy. "Justo antes de que comenzara la cuarentena se comenzó a impulsar que ciertas transacciones con el Gobierno solo se pudieran hacer en petros, como en las notarías y los documentos oficiales".

El principal problema, explica el profesor, es que el petro no ha logrado generar confianza. "No está dentro de una misma cartera de intereses que el bitcóin y los otros criptoactivos que existen".

"Tiene mucho de ideología política: la desconfianza en el signo monetario venezolano y en las políticas venezolanas".

Como venezolano, a Varnagy le ha llamado la atención el lanzamiento de la moneda virtual lituana porque, al contrario del petro venezolano, no es una criptomoneda que se haya creado como alternativa para sustituir a un sistema, aunque "uno hace un experimento para buscar opciones de cosas".

"Lo que sí sé del petro es que quiere ser una moneda de independencia de la moneda venezolana respecto al dólar. Me pregunto si no hay un paralelismo (con la moneda lituana y el euro) aunque las motivaciones sean completamente diferentes".