Última hora
This content is not available in your region

Catar: Trabajadores migrantes del Mundial 2022 denuncian explotación laboral

Trabajadores caminan hacia el Estadio Lusail, uno de los estadios de la Copa del Mundo de 2022, en Lusail, Catar, el viernes 20 de diciembre de 2019.
Trabajadores caminan hacia el Estadio Lusail, uno de los estadios de la Copa del Mundo de 2022, en Lusail, Catar, el viernes 20 de diciembre de 2019.   -   Derechos de autor  AP Photo/Hassan Ammar
Tamaño de texto Aa Aa

Un informe de Human Rights Watch publicado hoy ha revelado el abuso sistemático de los derechos de los trabajadores migrantes en Catar con vistas al Mundial de la FIFA de 2022.

Se ha descubierto que en un país que depende en gran medida de los trabajadores migrantes, muchos empleadores retienen, retrasan o deducen arbitrariamente los salarios de sus trabajadores.

"Sin los trabajadores migrantes, la vida cotidiana en Catar se detendría por completo", dice Maham Javaid, de Human Rights Watch. "Sin embargo, va a ser difícil encontrar trabajadores migrantes que no hayan sufrido algún tipo de abuso salarial".

Javaid forma parte de un equipo que compiló el informe sobre las condiciones de los trabajadores migrantes en Catar y descubrió que la mayoría han sufrido abusos salariales por parte de sus empleadores.

Pero según Javaid, se está acabando el tiempo para que Catar haga los cambios necesarios en su legislación laboral. Una vez que el ojo público se aleje después de la Copa del Mundo, Javaid dice, "Catar ya no tendrá esta oportunidad de establecer un legado y estar a la vanguardia en el Golfo".

La historia de un trabajador migrante

Si Sam, que prefiere no revelar su verdadero nombre, hubiera sabido lo que era trabajar en Catar, no se habría ido de Kenia.

"Si pudiera volver atrás en el tiempo, tal vez habría ido a Canadá o Australia", dijo a Euronews.

Hace siete años, Sam se despidió de su esposa y su hijo en casa. Desde entonces ha sido guardia de seguridad en numerosas obras de construcción de Catar, mientras el país se prepara para acoger el Mundial.

Es aficionado al fútbol e incluso participó en un torneo de fútbol sólo para trabajadores migrantes. Pero ahora, se siente atrapado.

Piensa que al menos todavía tiene un trabajo durante la pandemia del COVID-19 y puede ganar algo de dinero para enviar a casa. En Kenia, dice, el Gobierno no apoya financieramente a sus ciudadanos durante estos tiempos y no hay empleos. Para Sam, de 31 años, quedarse y trabajar en Catar es el menor de dos males.

Es uno de los más de dos millones de trabajadores migrantes en Catar, que constituyen alrededor del 95% de su fuerza laboral total, una cifra enorme, teniendo en cuenta que la población total del país es de 2,6 millones. Muchos vienen de la India, Nepal, Filipinas, Bangladés, Kenia y Uganda en busca de mejores oportunidades de ingresos.

Estos trabajadores no sólo son responsables de la construcción de los estadios para la Copa Mundial de 2022: hay chóferes, limpiadores, camareros, cocineros, personal de facturación y ocupan muchas otras profesiones esenciales en la economía de Catar. Incluso si no viajaras al país para ver un partido de fútbol, interactuarías con los trabajadores migrantes la mayor parte del tiempo.

Indicadores de trabajo forzoso

Sam sabe que es uno de los afortunados en cuanto a su salario. A pesar de que, como muchos otros, Sam tuvo que enfrentarse a otros problemas, como el pago de 120.000 KES (aproximadamente 940 euros) a un reclutador para encontrarle un trabajo en Catar que le permitiera ganar suficiente dinero para ofrecer a su esposa e hijo una vida cómoda.

Le dijeron que si seguía así, podría ascender de rango y aumentar su salario con los años. Sam sabía que Catar necesitaba mucha mano de obra extranjera para prepararse para el Mundial de 2022.

Al igual que miles de otros trabajadores migrantes, Sam se sorprendió cuando vio las condiciones en las que iba a vivir durante los próximos años. Durante seis años, estuvo amontonado en barracas de madera estilo contenedor de transporte con otros varios hombres.

Solo en agosto de 2019, lo trasladaron a una casa, donde ahora comparte una habitación con otros cinco hombres. "La higiene es un poco mejor aquí que antes", dice Sam. "Pero no se puede hacer mucho con tanta gente".

A pesar de todo, a Sam le pagan, a tiempo y también las horas extras. El salario más la asignación suman 1.500QAR (aproximadamente 350 euros), de los cuales envía 1.200QAR (cerca de 280 euros) a casa y se las arregla para vivir del resto.

Pero ha escuchado de muchos otros que no tienen ese lujo.

"Especialmente durante la época del coronavirus. Había trabajadores que estaban en cuarentena. Cuando salían, necesitaban enviar dinero a casa. Algunos no tenían más dinero y algunas empresas no les pagaban", dice.

El informe de Human Rights Watch corrobora las experiencias de Sam. Dice que los abusos salariales han aumentado durante la pandemia, pero que muchos trabajadores migrantes los habían experimentado antes.

Human Rights Watch habló con 93 trabajadores migrantes que trabajaban para 60 empleadores y empresas diferentes entre enero de 2019 y mayo de 2020. Todos denunciaron alguna forma de abuso salarial por parte de sus empleadores. Estos incluían horas extras no pagadas, deducciones arbitrarias, salarios retrasados, retención de salarios, salarios no pagados o salarios inexactos.

El sistema de kafala

Muchos de los abusos se basan en el sistema de kafala, o de patrocinio, de Catar, que vincula a los trabajadores con sus empleadores. Los empleadores son responsables de proporcionar residencia legal a los trabajadores que contratan en el extranjero, lo que hace que los empleados dependan en gran medida de las empresas.

Pero hay otras prácticas perjudiciales que aumentan esa dependencia, como la confiscación de los pasaportes de los trabajadores y el cobro de las tasas de contratación a los trabajadores. Además, las huelgas están prohibidas.

Todos los factores mencionados contribuyen a "las circunstancias de trabajo forzoso, que hacen prácticamente imposible que los trabajadores abandonen incluso a empleadores abusivos, a pesar de que a menudo sufren el impago de salarios, largas jornadas de trabajo, condiciones de trabajo peligrosas y condiciones de vivienda deficientes", afirma el informe.

A los trabajadores se les dice que pueden irse y trabajar para una empresa diferente si vuelven a casa y pagan los honorarios de contratación de nuevo a una empresa diferente, aunque muchos a menudo no tienen acceso a sus propios pasaportes

Los investigadores de HRW dijeron que siete de las personas con las que hablaron afirmaron que sus empleadores retenían deliberadamente los salarios como "depósitos de seguridad", una práctica que la Organización Internacional del Trabajo considera como trabajo forzado.

Otras empresas, en particular las pequeñas y medianas, han descubierto que a veces no pueden pagar a sus trabajadores, ya que ellos mismos no han cobrado todavía.

La práctica del "pago cuando se cobra" no es exclusiva de Catar, pero el país todavía no ha creado leyes que aborden los impagos de salarios que se derivan de ella.

El sistema de patrocinio, en el centro de los abusos de derechos

En 2014 se produjo una protesta mundial después de que varias investigaciones mostraran los abusos de los trabajadores migrantes en Catar. Motivado por la presión pública y de la propia FIFA, el país promovió mejoras en su legislación laboral.

En 2017, Catar dijo que aboliría el sistema de kafala. Sin embargo, aún no lo ha hecho y los cambios han sido mínimos. Sólo a partir del 16 de enero de 2020, abolió la necesidad de que los trabajadores pidan a sus empleadores un permiso de salida para salir del país.

En los últimos siete años, Sam sólo ha estado en casa dos veces para ver a su esposa y su hija desde que se rige por el sistema de la kafala. Su hija tiene ahora 8 años y Sam se ha perdido casi toda su primera infancia.

Esto lo entristece. Pero se siente aliviado de poder mantener a su familia desde donde está.

A pesar de que el país está aboliendo el sistema de kafala, "los empleadores siguen siendo responsables de asegurar, renovar y cancelar los permisos de residencia de los trabajadores migrantes y, por lo tanto, todavía pueden restringir severamente la capacidad de los trabajadores para cambiar de trabajo".

El sistema de kafala otorga a los empleadores poderes incontrolados sobre los trabajadores migrantes, permitiéndoles eludir la responsabilidad por los abusos laborales y de derechos humanos, y deja a los trabajadores endeudados y con el temor constante de represalias", dice el informe de HRW.

La dependencia de los trabajadores de sus empleadores les hace temer hablar si no reciben un salario, si quieren pedir un aumento de sueldo o incluso si quieren tomarse un tiempo libre. Sam le dijo a Euronews: "Si tienes un problema y te quejas, pueden enviarte a casa. Pueden ponerte en algún tipo de campo de deportación".

Ahora mismo, Sam dice que ha estado en turnos de 12 horas durante tres semanas seguidas sin un solo día libre. Sabe que pedir un día libre no le llevaría a ninguna parte y dice que básicamente está sujeto a la misericordia de su supervisor.

El sistema de protección de salarios es defectuoso

En los últimos cinco años, Catar puso en marcha tres mecanismos principales para ayudar a los trabajadores a reclamar el dinero que se les debe y a resolver los conflictos salariales. En 2015 instaló un Sistema de Protección Salarial (WPS), que es básicamente un software que alerta a los funcionarios cuando una empresa no ha pagado a sus empleadores a tiempo o no les ha pagado suficiente dinero.

El software no penaliza, sino que simplemente monitorea los pagos y alerta a las autoridades que luego deben hacer un seguimiento e investigar, creando una enorme acumulación de casos.

Otro defecto del sistema es que sólo marca una transacción insuficiente si es inferior a 50QAR (aproximadamente 11,60 euros), lo que no es suficiente dinero para que nadie viva en un país que es uno de los más ricos del mundo en términos per cápita.

Además, Javaid lamenta que los trabajadores no reciban sus nóminas. "Si tuvieran estas nóminas, podrían ver cuánto de su dinero se está deduciendo sobre qué base. Y entonces tendrían pruebas y podrían llevarlas a los tribunales", señala.

En 2018, Catar estableció el Comité de Solución de Controversias Laborales, al que se supone que los trabajadores deben recurrir para poder reclamar rápidamente el dinero que se les debe, en lugar de tener que pasar por largos procesos civiles. Ese mismo año, también aprobó una ley que estableció un fondo para ayudar a pagar rápidamente a los que ganaron su caso con el Comité.

Sin embargo, ese fondo no es totalmente operativo y según Javaid. "De los 93 trabajadores con los que hablamos, sabemos que 15 fueron a los tribunales para tratar de resolver sus diferentes problemas salariales. De esos 15, sólo uno pudo conseguir parte de su dinero", señala Javaid.

En una declaración a Euronews, la FIFA dijo que está trabajando estrechamente con el Comité Supremo de Catar, que supervisa todos los proyectos de construcción e infraestructura.

"Un área de discusión en los últimos meses ha sido la intervención del Gobierno para hacer cumplir la protección salarial, así como la eficacia del Fondo de Apoyo y Seguro de los Trabajadores", dijo.

Pasos en la dirección correcta

A la luz de los esfuerzos de Catar por rectificar y arreglar las leyes laborales, Javaid dice que el país ha comenzado a dar algunos pasos en la dirección correcta.

Sin embargo, señala que hay dos problemas. En primer lugar, estos tres sistemas [el WPS, el Comité de Solución de Controversias Laborales, el Fondo de Apoyo a los Trabajadores y el Fondo de Seguro] "no se están aplicando de manera eficaz". El otro problema es que aunque estos sistemas se implementaran perfectamente, es poco probable que combatan el abuso salarial debido al marco más amplio que permite todo este abuso salarial. Y ese marco más amplio es el sistema de kafala".

Según Javaid, los migrantes que trabajan bajo la protección de la FIFA y del Comité Supremo de Catar reciben un mejor trato que muchos otros. "Es un buen precedente. Significa que es básicamente como decir que podemos tratar mejor a nuestros trabajadores si queremos hacerlo".

No obstante, señala que los que trabajan para la FIFA son una minoría de trabajadores migrantes e incluso entre ellos hay casos denunciados de abusos salariales.

HRW informó a la FIFA, a petición suya, sobre una de estas quejas. Según una declaración de la FIFA, la organización colabora ahora con el Consejo Supremo en la investigación de este caso y "tomará las medidas adecuadas para abordar cualquier irregularidad de la empresa respectiva en el mejor interés del trabajador afectado".

Por otra parte, la FIFA declaró que varios sectores, aparte del de la construcción, empiezan a involucrarse más a medida que avanza la preparación del Mundial. Entre ellos se encuentran sectores como la hostelería, la logística, la seguridad y el transporte. La organización dice que está trabajando para ampliar las medidas de protección salarial que ya tiene en marcha a esos otros sectores y a sus trabajadores.

Sam, que ha estado en Catar el tiempo suficiente para ver si el cambio se estaba produciendo realmente, dijo a Euronews que nada ha cambiado. "Si lo hubieran arreglado, sería más fácil pasar de una empresa a otra, por ejemplo".

No es muy optimista sobre el futuro de las leyes laborales en Catar, y dice que esos cambios probablemente ayudarán a "los jefes". Tal vez cambie para ellos. Pero para el hombre común, no lo creo".

En una declaración, Catar dijo que el informe de Human Rights Watch "contiene repetidas inexactitudes" y que muy pocos de los trabajadores migrantes que vienen a trabajar al país sufren abusos salariales.

"Hay unos pocos casos aislados en los que los trabajadores experimentan este problema. Estos casos han disminuido a medida que las leyes y reglamentos han impulsado cambios fundamentales y duraderos".

"El programa laboral de Catar protege a todos los trabajadores en todas las etapas de su ciclo de empleo. El éxito de nuestro enfoque es evidente en los logros que hemos alcanzado hasta la fecha y el impacto positivo que está teniendo en cientos de miles de trabajadores y en aquellos que dependen de sus ingresos".