Última hora
This content is not available in your region

Japoneses crean respiradores con impresoras 3D y una pantalla no táctil para evitar contagios

euronews_icons_loading
Japoneses crean respiradores con impresoras 3D y una pantalla no táctil para evitar contagios
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En este período de la pandemia de covid-19, algunas tecnologías aparecen en el momento oportuno: dos conceptos japoneses ayudan a manejar a los pacientes con problemas respiratorios y a evitar la propagación de la enfermedad entre los usuarios

Un respirador desarrollado en la ciudad japonesa de Niigata tiene la particularidad de poder ser fabricado con una impresora 3D, dondequiera que esté, incluso en el espacio.

El dispositivo de cuatro piezas se imprimió a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) con la idea de fabricarlo para misiones espaciales de larga duración.

Un respirador neumático impreso en 3D

El doctor Ishikita Naoyuki, director del Departamento de Innovación de Equipos Médicos del Hospital Nacional de Niigata, es uno de los creadores de esta tecnología espacial, que ha sido adaptada para su uso en la Tierra a partir de un equipo de anestesia para astronautas.

"El proyecto original era hacer una máquina de anestesia", confirma Ishikita Naoyuki. "Pero en esta época de pandemia de coronavirus, necesitamos respiradores, así que acabamos de romper mi sistema", continuó. Este ventilador es interesante porque es neumático, no requiere energía, sólo presión de aire.

"Una simple bomba de pie y un compresor de aire o un suministro de aire y oxígeno es suficiente para hacer funcionar el respirador", dice Ishikita Naoyuki, que quiere ponerlo a disposición de todos los países del mundo de forma gratuita después de la certificación. "Porque es algo natural ayudar a la gente", explica. "A través de mi iniciativa de compartir datos, podemos salvar vidas", señala.

Proyección de imágenes 3D en el aire

Hay otro invento que tampoco se limita a los astronautas. Fabricada en Hiroshima, esta pantalla sin contacto proyecta imágenes 3D que flotan en el aire y pueden ser manipuladas con los dedos.

La pantalla llamada ASKA3D proyecta una pantalla de cristal líquido en el aire como un holograma. Ya se utiliza en museos, salas de exposición y congresos. No hay desgaste y no hay transmisión de enfermedades entre los usuarios.

El concepto nació en un tren de alta velocidad como explica su creador. "En un viaje de trabajo, miraría el paisaje a través de la ventana de Shinkansen y vería el mundo en 3D", dice Otsubo Makoto, inventor de la placa ASKA3D en la compañía Asukanet.

"Pensé que si podía almacenar la información de la luz en este vidrio de 10 mm de espesor, sería posible materializar la imagen flotando en el aire", añade.

Las aplicaciones potenciales son infinitas, según el inventor. "Cines, lugares públicos concurridos, taquillas en estaciones de tren, cajeros automáticos, coches o entornos sucios en fábricas. Esto evita tocar las pantallas", dice Otsubo.