Última hora
This content is not available in your region

"Ni un paso atrás": la oposición resiste las embestidas de Lukashenko en Bielorrusia

euronews_icons_loading
"Ni un paso atrás": la oposición resiste las embestidas de Lukashenko en Bielorrusia
Derechos de autor  .
Tamaño de texto Aa Aa

Ni un paso atrás. Ni la represión gubernamental ni las detenciones masivas de activistas de la oposición logran frenar en Minsk las protestas multitudinarias para exigir la renuncia del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, al que acusan de haber sido reelegido de forma fraudulenta hace diecisiete días. El mandatario, que lleva 26 años en el poder y obtuvo oficialmente el 80% de los votos, se niega a dialogar y ha llegado a exhibir un rifle en una de sus apariciones.

"La reacción que todos presenciamos ayer es bastante representativa. Está claro que las autoridades tienen miedo de su propio pueblo y de la mayoría. Confiamos en que un día tendrán que aceptar esta situación y entablar un diálogo con su propio pueblo", explicaba en una rueda de prensa la opositora María Kolesnikova, miembro del Consejo creado por la oposición para coordinar la transición hacia una verdadera democracia y convocar nuevas elecciones.

Dos miembros de ese mismo organismo fueron detenidos ayer por la policía. La Fiscalía acusa al Consejo de Coordinación de intentar tomar el poder en el país y ya la semana pasada abrió una causa penal en su contra. Pero la calle no cede a las intimidaciones:

"La gente no deja de venir. Todos se apoyan unos a otros. Y si alguien no puede venir un día, lo hace al siguiente. Cada vez hay más gente. Y el próximo domingo vendrá el mismo número de personas o más. Esto significa que no nos rendiremos y vendremos hasta que ganemos", explicaba Yana Tsygalko, que trabaja en la universidad.

Mientras Lukashenko mantiene en alerta al Ejército y agita el fantasma de una invasión extranjera, la Unión Europea y Estados Unidos buscan el diálogo con Moscú "ignorando" a Minsk.