Última hora
This content is not available in your region

Pulso callejero entre las dos bielorrusias, la que ama y la que detesta a Lukashenko

euronews_icons_loading
Pulso callejero entre las dos bielorrusias, la que ama y la que detesta a Lukashenko
Derechos de autor  AFP   -   Протесты в Беларуси
Tamaño de texto Aa Aa

Minsk es el principal escenario del pulso callejero que mantienen las dos bielorrusias desde las pasadas elecciones presidenciales. Miles de personas se han manifestado en la capital del país para exigir la renuncia de Alexandr Lukashenko, a quien acusan de haber sido reelegido mediante fraude electoral. El miedo a la represión está muy presente en el ánimo:

"Por supuesto, tengo miedo. ¿Cómo no tenerlo cuando mis amigos son constantemente golpeados, cuando pasan estas cosas en la ciudad, cuando la gente es maltratada en las cárceles. Por supuesto, que da miedo pero es más aterrador vivir siempre con el miedo", afirmaba una joven.

No muy lejos de allí, agitando la bandera nacional, cientos de partidarios de Lukashenko se congregaron para manifestar su apoyo al mandatario, que lleva 26 años en el poder y muchos consideran como un padre:

"He visto cómo hemos progresado todo este tiempo. Me duele cuando otros vienen y hablan mal de nosotros. No puedo ver un país mejor que el tenemos, no quiero que lo cambien. Para mí, Lukashenko es parte de la familia", explicaba una sexagenaria visiblemente emocionada.

Las manifestaciones no llegaron a encontrarse. En la primera de ellas, las fuerzas del orden detuvieron a varios activistas antigubernamentales. Las protestas comenzaron hace tres semanas, después de que Lukashenko fuera reelegido oficialmente con más del 80 por ciento de los votos. La represión ha dejado ya tres muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, aunque la mayoría fueron puestos en libertad.

Aún así, el ciclo de las detenciones sigue activo y está golpeando a líderes políticos y sindicales de la oposición. También a algunos intelectuales, como la premio Nobel de literatura Svetlana Alexievich, que ha sido llamada a declarar por su implicación en el llamado Consejo de Coordinación, un organismo creado por la oposición de cara a la transición hacia una verdadera democracia y la convocatoria de elecciones libres y justas.