Última hora
This content is not available in your region

Disputadas elecciones en Montenegro

euronews_icons_loading
Disputadas elecciones en Montenegro
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El partido del gobierno, tras treinta años ininterrumpidos en el poder, llega debilitado por acusaciones de corrupción en medio de tensiones con Serbia y la poderosa Iglesia Ortodoxa Serbia.

Una ley que permite expropiar a la Iglesia Ortodoxa enfrentan al proccidental Partido de los Socialistas Democráticos, del presidente Milo Djukanovic, y el proserbio Frente Democrático, que aboga por lazos más fuertes con Serbia y Rusia y está respaldado por la Iglesia Ortodoxa Serbia.

Montenegro, con apenas 600.000 habitantes, debate también en estas elecciones la gestión de la pandemia; hay unos 50 nuevos contagios diarios y un centenar de personas hospitalizadas.

Blanco de acusaciones de corrupción, el partido del presidente podría tener dificultades para formar una mayoría.

Las elecciones se celebrarán este domingo tras un año de fuertes debates por una ley aprobada a finales del año pasado que permite al estado expropiar a las iglesias bienes inmobiliarios cuya propiedad no puedan acreditar documentalmente.

Milo Djukanovic, presidente de Montenegro y líder del Partido de los Socialistas Democráticos aseguró:"Hoy tenemos que tener en cuenta que todos nuestros contrincantes no están nada tranquilos y no han renunciado a su objetivo. Vimos cómo utilizaron la ley sobre propiedades religiosas para lanzar un ataque contra Montenegro que empezó el año pasado, como no se vió ni siquiera durante la época de Milosevic".

La ley que permite expropiar propiedades a la Iglesia ortodoxa aún no se ha aplicado en gran parte debido a meses de protestas lideradas por la propia Iglesia Ortodoxa Serbia y respaldadas por una alianza de partidos proserbios denominada Por el futuro de Montenegro.

El jueves por la noche, miles de partidarios de grupos proserbios violaron la prohibición de reuniones públicas debido a la pandemia para protestar nuevamente contra la ley.

El domingo la votación se hará bajo la influencia de la crisis económica: la pandemia ha acabado con los ingresos del turismo adriático, crucial para Montenegro.