Última hora
This content is not available in your region

Varapalo electoral para el oficialismo proeuropeo en Montenegro

euronews_icons_loading
Celebraciones de los partidarios de los grupos de oposición después del cierre de las urnas en las elecciones parlamentarias de Montenegro en Podgorica, Montenegro.
Celebraciones de los partidarios de los grupos de oposición después del cierre de las urnas en las elecciones parlamentarias de Montenegro en Podgorica, Montenegro.   -   Derechos de autor  Risto Bozovic/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Sacudida electoral en Podgórica, donde el Partido democrático de los Socialistas de Montenegro ha ganado las elecciones, pero podría apearse del poder tras tres décadas. Según el recuento oficial, el proeuropeo PDS ha obtenido el 35% de los votos, 2,5 puntos más que la coalición opositora "Por el futuro de Montenegro", de orientación prorrusa y proserbia. Las matemáticas dejan abierta la posibilidad de que gobierne la formación del opositor Zdravko Krivokapic, quien anoche celebró el resultado tendiendo una mano a todas las fuerzas políticas".

"Montenegro está dividido por todas partes y si no ofrecemos una mano de reconciliación no lo haremos nunca. Ofrecemos esa mano", dijo ante sus seguidores.

El presidente del país, Milo Djukanovic, reconoció que su partido, el PDS, podría perder por la mínima la mayoría en una cámara que tiene 81 escaños:

"En este momento, lo que está claro es que junto con nuestros socios tradicionales de la coalición tenemos 40 diputados. La lucha por la mayoría de los legisladores en el parlamento montenegrino sigue en marcha", decía Djukanovic.

Las negociaciones postelectorales determinarán quién lleva las riendas del Ejecutivo y si Montenegro mantiene o no el rumbo proocidental de los últimos años: ya es miembro de la OTAN y aspira a unirse a la Unión Europea en 2025.

El descontento social

Las elecciones del pasado domingo fueron las más reñidas en 30 años de Gobierno de DPS, liderado por el presidente y "hombre fuerte" de Montenegro, Milo Djukanovic.

Las elecciones se han celebrado entre las tensiones surgidas a finales de 2019 por la aprobación de una controvertida ley que prevé declarar bienes estatales las propiedades de las comunidades religiosas y a la que se opone la Iglesia ortodoxa serbia, dominante en Montenegro.

La Ley de Libertad Religiosa provocó durante meses "procesiones" de protesta de miles de personas, lideradas por popes ortodoxos.

El rechazo a la ley era de esperar, ya que más del 70 % de los ciudadanos se declaran cristianos y la Iglesia ortodoxa serbia goza de gran confianza.

Al descontento por la ley se sumaron las voces de ciudadanos que exigían una respuesta contundente a la corrupción de la elite política, a las acusaciones de clientelismo y de forma autócrata de gobierno.

La eventual alianza de las tres formaciones opositoras no pondrá en entredicho la orientación europea del país, ya que la entrada en la UE es uno de los pocos asuntos sobre el que hay consenso de la sociedad.

Tampoco el triunfo de la coalición "Por el futuro de Montenegro", cuyos integrantes se opusieron al ingreso en la OTAN, podría cambiar nada, ya que los partidos que con pretende acuerdos para gobernar apoyan la pertenencia del país a la Alianza.

Los retos

La recuperación de la economía, afectada por la pandemia de la COVID-19, sobre todo el turismo como sector estratégico, será uno de los retos más importantes del país, en que la tasa de desempleo es del 18%.

Cualquiera que sea el futuro Gobierno, deberá cumplir las reformas reclamadas por la UE y superar las polarizaciones internas.