EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

A subasta los objetos personales de Wladyslaw Szpilman, 'El pianista'

Andrzej Szpilman tocando el famoso piano de su padre
Andrzej Szpilman tocando el famoso piano de su padre Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La vida de Szpilman se hizo mundialmente famosa tras la película de Roman Polanski. Se espera que algunos objetos se vendan por varios miles de euros.

PUBLICIDAD

Su increíble historia se hizo mundialmente famosa gracias a la película 'El pianista', de Roman Polanski.

Ahora, algunas de las pertenencias más preciadas del compositor polaco Wladyslaw Szpilman salen a subasta de la mano de la casa Desa Unicum.

Desde una pluma estilográfica hasta un reloj de bolsillo, pasando por el piano en el que compuso muchas de sus piezas. Andrzej Szpilman, hijo de Wladyslaw, recordaba la importancia de alguna de estas piezas en la vida de su padre:

"Después de ser descubierto en las ruinas del gueto de Varsovia por un oficial alemán y tocarle una pieza de Chopin, hacia el final, a modo de agradecimiento, mi padre quiso ofrecerle este reloj", cuenta Andrzej junto a la famosa pieza. "Lo hizo como muestr a de su gratitud. Pero el alemán se ofendió y se negó a aceptarlo".

Szpilman, fallecido en el año 2000, logró sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial tras toda una odisea que recogería más tarde en sus memorias, 'El pianista del gueto de Varsovia', libro del que bebe directamente la famosa película de Polanski. Se espera que el próximo martes 22 sus objetos personales se vendan por varios miles de euros.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Muroi Mayako celebra su centenario tocando obras de Beethoven en un concierto en Tokio

Boticcelli bate record de subasta con los 76 millones que ha costado uno de sus retratos

El Royal Opera House, obligado a vender un cuadro de David Hockney para hacer frente a la crisis