Última hora
This content is not available in your region

Con 241 muertos en un día, España, país europeo más azotado por la segunda ola de COVID-19

Un hombre con mascarilla pasea por la calle en el barrio madrileño de Usera
Un hombre con mascarilla pasea por la calle en el barrio madrileño de Usera   -   Derechos de autor  Manu Fernandez/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

España termina el verano como el pa´ís europeo más azotado por la segunda ola de COVID-19. Este martes se ha comunicado la cifra de 241 muertes registradas en un sólo día; el número más alto tras el fin del estado de alarma y se estudian nuevas restricciones.

En Madrid, el grupo COVID-19 creado ese mismo día por las autoridades sanitarias del Gobierno central y el autonómico para hacer frente a la segunda ola de la pandemia ya está manos a la obra.

Al término del consejo de ministros de este martes, el titular de la cartera de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado que se ha pactado un "plan integral" de actuación en el que la Comunidad de Madrid será quien tome las decisiones y el Ejecutivo las complementará. Illa ha dado pistas sobre lo que está por venir al recordar las fases en las que se realizó la desescalada de la pandemia.

En la misma cita, se ha aprobado el Decreto de Ley que regula el Teletrabajo, una normativa que se echó de menos durante los peores días de la pandemia, cuando cientos de miles de empleados tuvieron que haber su labor desde sus casas a través de internet.

Tal y como ha explicado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se rellena un vacío legal que equipara los derechos y deberes del trabajador a distancia con los de los trabajadores clásicos y se les blinda frente a posibles abusos. El derecho a la desconexión está claramente definido. En cualquier caso, el teletrabajo será voluntario, durante al menos dos días a la semana y los gastos correrán a cargo de la empresa.

También en clave económica se interpreta una medida acordada por las autoridades autonómicas de Cataluña para reducir de 14 a 10 el número de días de cuarentena de las personas que hayan tenido un contacto estrechos con otras que hayan dado positivo en los test. Esta reducción de las cuarentenas se podría extender al resto de comunidades autónomas.