Última hora
This content is not available in your region

La UE trabaja en la adopción de una ley "Magnitsky", contra la impunidad de la corrupción rusa

euronews_icons_loading
La UE trabaja en la adopción de una ley "Magnitsky", contra la impunidad de la corrupción rusa
Derechos de autor  AP/Navalny Instagram
Tamaño de texto Aa Aa

Un activista crítico con el Kremlin ha pedido a Europa que reaccione ante los abusos de poder rusos. Se trata del financiero estadounidense Bill Browder, que quiere que la UE introduzca su propia Ley Magnitsky, llamada así en homenaje a un abogado ruso encarcelado, torturado y asesinado en 2009 por investigar una trama de corrupción rusa.

"La Ley Magnitsky es una legislación que aborda un problema grave y hasta ahora irresoluble que es la impunidad de los dictadores y cleptómanos en Rusia y en todo el mundo. Y lo que hace es congelar los activos y prohibir los visados de las personas que cometen graves abusos de los derechos humanos. Estados Unidos ha aprobado una ley como tal, Canadá también, así como Reino Unido, pero Europa no. Así que si tienes a alguien como Putin o su régimen haciendo cosas terribles y EE. UU., Canadá y Reino Unido sancionan a esos individuos y Europa no, entonces ésta se convierte efectivamente en un refugio para este tipo de personas", afirma Bill Browder, activista político, financiero y Consejero Delegado del Hermitage Capital Investment Management.

Browder cree que una Ley Magnitsky en la UE podría ayudar a contener la influencia rusa en Europa. Y con ella se refiere a su supuesta intromisión en la política comunitaria durante el referéndum de Brexit y el pirateo de los correos electrónicos del presidente francés en 2017.

Con el caso Navalny en la cabeza

La UE está en proceso de elaborar su propio régimen de sanciones. Un mecanismo que se ha hecho más significativo desde el supuesto envenenamiento de la figura de la oposición rusa Alexei Navalny con un agente nervioso de la era soviética.

"Estamos redactando varios reglamentos. Espero que lo que ha pasado con el señor Navalny represente un estímulo para que los estados miembros dejen de discutir y empiecen a actuar y aprueben este régimen de sanciones de derechos humanos que podría parecerse mucho al americano Magnitsky. Nosotros podríamos llamarlo Régimen de Sanciones Navalny", declara Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad".

Los tres estados bálticos, Estonia, Letonia y Lituania ya han firmado sus propias leyes Magnitsky. Por lo que la presión ahora recae en el resto de países miembros.