Última hora
This content is not available in your region

Adoptar huérfanos rusos durante la COVID-19

Por Maria Gorkovskaya
APAER - Centro Marie Garidou para huérfanos y niños sin atención parental, Institución Presupuestaria del Estado de San Petersburgo
APAER - Centro Marie Garidou para huérfanos y niños sin atención parental, Institución Presupuestaria del Estado de San Petersburgo   -   Derechos de autor  APAER
Tamaño de texto Aa Aa

"Empiezo a entender cómo se sienten los padres que pierden a su hijo de la noche a la mañana. Estamos rotos, impotentes. Y sólo nos hacemos una pregunta: ¿cuáles son las prioridades de los Estados durante la pandemia y cómo de determinadas están por la empatía con la gente?”, explica Xavier Lacombe.

A él y a su esposa Estelle se les denegó el visado ruso debido a la pandemia de coronavirus, por lo que no pudieron ir a San Petersburgo para un juicio decisivo para la adopción de un huérfano de tres años.

El Consulado de Rusia consideró que la adquisición de una nueva familia por parte del niño no era razón suficiente para expedir un visado prioritario. Al mismo tiempo, dos días después de la audiencia fallida del 2 de noviembre, el "Lazio" italiano con toda su plantilla fue a la capital del norte para jugar en la tercera ronda del partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones con el Zenit.

"Por un lado, fútbol, entretenimiento, aunque traiga mucho dinero, por el otro - la familia. ¿Qué es más importante?" - dice Xavier.

"Montaña Rusas Emocionale"

La esposa de Lacombe se enteró de la posibilidad de adoptar el bebé de San Petersburgo en enero. Su hijo, sólo que como la pareja lo llama, se conocieron en febrero. Tenían una semana para conocerlo. Debido a la edad del chico, fue sólo una hora por la mañana y por la tarde. A pesar del mal tiempo, incluso se las arreglaron para caminar por San Petersburgo.

Al regresar a su tierra natal, la pareja comenzó inmediatamente a recoger documentos. Pero no fue posible completar el expediente debido al cierre de las fronteras en todo el mundo por la COVID-19. A mediados de octubre, los candidatos a la adopción recibieron finalmente una invitación de un juez ruso. Pero debido a la decisión del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, el procedimiento fue suspendido de nuevo por un período indefinido.

La pareja llama "montaña rusa emocionale" a lo que han experimentado en los últimos 11 meses. "Hoy somos padres por correspondencia. Le estamos enviando un correo electrónico. Adjuntamos una foto a cada uno de ellos para que no nos olviden", dice Estelle. Que asegura que el personal del orfanato ha notado cómo el comportamiento del niño ha cambiado desde que se reunió con los potenciales padres.

La salud de un niño está en juego

Según la Asociación Francesa de Padres que adoptaron niños en Rusia APAER, una pareja aún logró ir a Rusia por su bebé a principios de octubre. La organización trata de asegurar que se desarrolle un procedimiento especial de visado para otros también. Hasta 40 parejas francesas están ahora en diferentes etapas de ser aceptadas.

Según la presidenta de APAER, Marie Garidou, por el bien de la tan esperada reunión, todos están listos para pasar la prueba de COVID-19, para servir dos semanas de cuarentena, para limitar al mínimo el círculo de comunicación, lo que significa que hay que encontrar la solución al problema.

No sólo los franceses, sino también muchos otros candidatos a la adopción en toda Europa lo están buscando. Al mismo tiempo, las organizaciones que les ayudan, a las que Euronews ha pedido que informen sobre la etapa de las negociaciones con Moscú, se negaron a hacer comentarios.

Algunos de ellos, en particular los italianos, se niegan a mantener conversaciones estrechas con los funcionarios rusos sobre la cuestión porque eso pudiera tener un mal impacto en los niños de los que son responsables. Es Italia la que actualmente alberga el mayor número de huérfanos de Rusia.

Según ella, en general, los niños que ahora son adoptados por ciudadanos extranjeros suelen presentar graves patologías y retrasos en el desarrollo. Algunos de ellos se deben al hecho de que tuvieron que pasar varios meses o años en orfanatos.

"Para que un niño tenga una familia, hay que arriesgarse"

En 2019, el 10% de los niños rusos admitidos por extranjeros tenían discapacidades. Sólo el 3% de los pares rusos de tales niños tenían una discapacidad. Otra categoría de huérfanos rusos que se colocan con mayor frecuencia en familias francesas son los niños "mayores" de 3 a 7 años de edad, así como los que tienen hermanos, que, por ley, no pueden ser separados. En otras palabras, se trata de niños cuyas posibilidades de ser aceptados en una familia en Rusia son muy bajas.

Hoy en día, la asociación APAER, que existe desde hace casi 20 años, tiene unos mil miembros. Pero el número de nuevos miembros disminuye cada año. El año pasado sólo unas 20 parejas pudieron encontrar a su hijo en Rusia. Las otras dos asociaciones que han ayudado a las familias han dejado de existir.

La adopción como política

Hoy en día en Rusia la prioridad en la adopción se da a las parejas domésticas. La cola para los extranjeros sólo viene si no puedes encontrar una familia en la patria para el bebé. Pero los expertos señalan que todavía hay una adopción bastante selectiva dentro del país principalmente, estamos hablando de niños sanos de menor edad. Según diversos datos, del 70% al 82% del total de niños.

Al mismo tiempo, el número de menores que viven en instituciones residenciales está disminuyendo. En primer lugar, esto se explica por el desarrollo de la cultura de la adopción y las diversas formas de colocación de los niños en el país, dice Armen Popov, el fundador del portal de Internet "Adopt.ru".

Según él, en la década de 1990 casi la única colocación posible de los niños era internacional y las colas ante los órganos de tutela estaban formadas casi exclusivamente por extranjeros. Sólo los ciudadanos de EE.UU. durante esos años acogieron a unos 90-100 mil bebés.

Según el experto, la necesidad de desarrollar la estructura familiar de los menores a nivel estatal fue enunciada por primera vez por el Presidente Vladimir Putin en 2006 durante su mensaje a la Asamblea Federal.

Luego intervino la política -en 2013 entró en vigor la ley "Sobre medidas para influir en las personas involucradas en violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales, los derechos y las libertades de los ciudadanos de la Federación de Rusia" (conocida como "ley de los sinvergüenzas" o "ley de Dima Yakovlev", en memoria de un huérfano ruso que murió en Estados Unidos en 2008 debido a la negligencia de sus padres adoptivos), que prohibía a los ciudadanos estadounidenses adoptar niños de Rusia.

El número de huérfanos en familias extranjeras comenzó a disminuir rápidamente: mientras que en 2012 había 2604, en 2019 sólo 240. Había una necesidad urgente de encontrar una alternativa.

Popov lo ve principalmente en el desarrollo de nuevas instituciones de tutela y curatela y, sobre todo, de una familia de acogida, una forma para la que se deben pagar pagos mensuales (diferentes según la región: alrededor de 17,5 mil en Moscú para un niño menor de 12 años y prestaciones). A pesar del problema del "retorno" de los niños a las instituciones de acogida por parte de las familias adoptivas( el número de retornos ha aumentado en un 10% en los últimos tres años, y en 2019 había más de 5.000), el número de huérfanos registrados ha disminuido.