Última hora
This content is not available in your region

Restringir el contacto con los familiares para mantenerlos a salvo de la COVID-19

euronews_icons_loading
Medical staff of the Intensive Care Unit of the Casalpalocco COVID-19 Clinic in the outskirts of Rome tend to patients.
Medical staff of the Intensive Care Unit of the Casalpalocco COVID-19 Clinic in the outskirts of Rome tend to patients.   -   Derechos de autor  Cecilia Fabiano/LaPresse
Tamaño de texto Aa Aa

Lucha contra el coronavirus en Italia. En las residencias de ancianos de las zonas centrales del país se aplica un estricto protocolo de seguridad. Las medidas impuestas han logrado que, en algunos casos, como ocurre en una residencia cerca de Roma, se haya podido evitar el peor escenario. A todos los que entran les toman la temperatura y las pulsaciones. Además, deben ponerse guantes y proteger su calzado. Los empleados utilizan una puerta de acceso, diferente.

"En los lugares donde los parámetros no cumplen con el rango ideal, los empleados no pueden comenzar su turno y tienen que regresar a sus hogares", declara Pietro Marco Di Palo, director de la residencia "Villa Vittorio".

La residencia tiene capacidad para 25 personas. Ninguna de ellas ha dado positivo en las pruebas de COVID-19, gracias a una estricta 'política de no entrada al centro'.

"Aunque, recientemente, las autoridades regionales han dado 'luz verde' a la reapertura de las residencias para los visitantes, el director de este centro, en concreto, ha decidido ir en contra de la medida por motivos de seguridad", declara Pietro Marco Di Palo, Director de la residencia "Villa Vittorio", señala Giorgia Orlandi, corresponsal de Euronews en Italia.

"Decidimos suspender las visitas tras el reciente aumento del número de contagios entre las personas que regresan de Cerdeña. Tomamos la decisión porque no sabíamos si estos casos podían estar relacionados con nuestros residentes. Hasta ahora, ha dado sus frutos ya que, en otras residencias de ancianos cercanas a la nuestra, los contagios aumentaron debido a la visita de personas que regresaban de Cerdeña", añade Pietro Marco Di Palo, director de la residencia "Villa Vittorio".

Muchos de los residentes no han salido a caminar fuera del centro ni han visto a sus familiares desde el pasado mes de marzo. Pero han encotrado una alternativa. Utilizan una ventana a través de la que mantienen conversaciones breves. No es la única manera de ayudar a los residentes a mantener el contacto con sus familiares.

"Han hecho un buen trabajo al crear una forma alternativa de contactar con ellos. A través de WhatsApp, las enfermeras me enviaban vídeos y fotos de mi madre. Esto me ha permitido tenerla cerca y mantenerme en contacto con ella", afirma Maria Stella Pitocco, pariente de una residente de "Villa Vittorio".

Muchos ancianos fueron los primeros en ser privados del contacto con sus seres queridos. ¿Cómo se sienten ahora?

"Estoy bastante molesto pero tenemos que adaptarnos. He pasado por muchas situaciones en mi vida. Viví la guerra y estuve perisionero. ¡Ahora estoy viviendo esta nueva guerra!", declara Gino Meloni, residente en "Villa Vittorio".

"Me siento bastante melancólico pero hablo con mis failiares. Creo que los teléfonos móviles son un gran invento porque puedes hablar y hacer videollamadas", Luigi Marconi, otro de los residentes en "Villa Vittorio".

La residencia espera poder restablecer las visitas cuanto antes. Por ahora, restringir a los familiares las visitas es una medida considerada 'necesaria' para el bienestar de los ancianos que allí residen.