Última hora
This content is not available in your region

Omisiones y errores de juicio en la gestión del coronavirus en el Tirol austríaco

euronews_icons_loading
Omisiones y errores de juicio en la gestión del coronavirus en el Tirol austríaco
Derechos de autor  JAKOB GRUBER/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La investigación sobre la gestión de los contagios de coronavirus en la estación de esquí de Ischgl, en el Tirol austríaco, ha revelado omisiones y errores de juicio.Muchos servicios seguían operativos después de la prohibición impuesta en marzo. Según el informe de los investigadores, las actividades ligadas al esquí deberían haber sido detenidas días antes. El Canciller ha sido objeto de críticas. El hecho de que Sebastián Kurz anunciara una cuarentena el 13 de marzo, de forma improvisada y sin tener en cuenta la preparación necesaria, provocó el caos entre quienes se encontraban de vacaciones en las estaciones de esquí.

"Aunque no se mencionó en el anuncio del Canciller, los turistas extranjeros, obviamente, también se sintieron preocupados por el anuncio de la cuarentena. Como quedó reflejado en los medios de comunicación, muchos turistas casi comenzaron a correr hacia sus coches, todavía equipados con sus botas de esquí. Los esquíes alquilados fueron simplemente arrojados a las entradas de las tiendas, las habitaciones de hotel fueron desalojadas de forma apresurada y se dejaron muchos objetos personales olvidados en ellas", declara Ronald Rohrer, presidente del grupo de investigación.

A finales de septiembre, la fiscalía austríaca ordenó la apertura de una investigación judicial contra cuatro personas, sospechosas de haber permitido que se desarrollara un brote de infección del nuevo coronavirus en el Tirol. Se les acusa de "administrar intencionadamente o por negligencia una enfermedad transmisible que ha dañado la integridad física o mental de otra persona". Miles de turistas, afirman haber contraído la COVID-19 durante su estancia en la zona.