Última hora
This content is not available in your region

El grupo Estado Islámico asume el atentado de Viena que causó cuatro muertos y 22 heridos

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español
euronews_icons_loading
Los agujeros de bala están marcados en una puerta de la escena del atentado en Viena, Austria, el 3 de noviembre de 2020.
Los agujeros de bala están marcados en una puerta de la escena del atentado en Viena, Austria, el 3 de noviembre de 2020.   -   Derechos de autor  AP / Matthias Schrader
Tamaño de texto Aa Aa

Austria ha decretado tres días de luto nacional por las víctimas del atentado yihadista que el lunes por la noche golpeó el corazón de Viena, un ataque cuya autoría se ha atribuido el grupo Estado Islámico (EI) que dejó 4 muertos y una veintena de heridos. Los máximos representantes del Estado, incluidos el presidente de la República y el canciller, Sebastian Kurz, han guardado un minuto de silencio tras una breve ceremonia en honor a los fallecidos: dos hombres y dos mujeres. Más tarde, en rueda de prensa, Kurz ha calificado de "repulsivo" el ataque terrorista y ha añadido:

"Todos debemos ser conscientes de que no se trata de un choque entre cristianos y musulmanes o entre austriacos e inmigrantes, no. Se trata de un choque entre las muchas personas que creen en la paz y quienes quieren la guerra. Es una lucha entre la civilización y la barbarie y la afrontaremos con toda nuestra determinación", sentenció.

Una quincena de personas han sido detenidas en relación con lo ocurrido. El agresor, que fue abatido nueve minutos después de hacer su primer disparo, era un ciudadano austriaco de origen albanés y, de hecho, tenía la doble nacionalidad. Aunque en principio se dijo que otro atacante logró darse a la fuga, el ministro del Interior, Karl Nehammer, no lo tiene tan claro:

"Estamos analizando más de 20.000 vídeos, un terabyte de datos... Hemos evaluado más del 50% del material y, por el momento, no hay indicios de un segundo autor del atentado", explicaba Nehammer.

El ataque se produjo en torno a las ocho de la noche y empezó cerca de una sinagoga. El agresor, que portaba varias armas ligeras, disparó contra la gente que se encontraba en las terrazas y realizó un recorrido asesino por distintas zonas de la ciudad. Según se ha sabido, pasó por prisión por intentar sumarse a las filas del grupo EI y se había sometido a un programa de desradicalización.