Última hora
This content is not available in your region

Joe Biden ha ganado las elecciones, pero: ¿qué significa para Europa... y para Donald Trump?

Celebraciones de la victoria de Trump en Filadelfia, Estados Unidos, el sábado 7 de noviembre de 2020.
Celebraciones de la victoria de Trump en Filadelfia, Estados Unidos, el sábado 7 de noviembre de 2020.   -   Derechos de autor  AP Photo/John Minchillo
Tamaño de texto Aa Aa

El demócrata Joe Biden es ahora el presidente electo de los Estados Unidos después de que los resultados tardaron días en salir de los estados clave de la batalla electoral, hasta que Pensilvania lo ha impulsado más allá del umbral necesario de los 270, asegurándole la victoria.

Pero, ahora que ha salido victorioso, ¿qué significará para Europa y su rival republicano derrotado Donald Trump?

¿Cómo afectará a los europeos el hecho de que Biden sea presidente?

Defensa: una reafirmación de las viejas alianzas

Biden se pondrá al timón del ejército más poderoso del mundo, ¿qué hará con él?

Es probable que su administración se haga eco de muchos de los llamamientos bipartidistas realizados durante décadas para compartir más la carga en el contexto de las diversas alianzas entre Estados Unidos y otras naciones, dijo a Euronews Rebecca Lissner, académica del Centro de Estudios de Seguridad de la Universidad de Georgetown y coautora de 'Un Mundo Abierto: Cómo puede Estados Unidos ganar el concurso para el orden del siglo XXI'.

También espera ver una reafirmación de las alianzas tradicionales, junto con un esfuerzo para modernizarlas de manera que sean "menos como reliquias de la Guerra Fría y más como el tipo de herramientas internacionales que necesitamos para defendernos contra todo el espectro de los desafíos de seguridad del siglo XXI, muchos de los cuales no son explícitamente de naturaleza militar".

Biden ha hablado de hacer una cumbre de democracias en su primer año de mandato que, según Lissner, le sugiere adoptar un enfoque menos autónomo que Trump y dar prioridad a los "aliados y socios democráticos" que "han estado durante mucho tiempo en el centro de la política exterior estadounidense".

Medio ambiente: regreso al Acuerdo de París

Los demócratas hicieron campaña con ideas políticas específicas, incluyendo las que abordarían la crisis climática, así que tenemos una buena idea de lo que promete la administración de Biden.

Como un primer gesto simbólico a los aliados del país y al resto del mundo, Biden se ha comprometido a volver a unirse al Acuerdo de París tan pronto como sea posible.

En segundo lugar, es probable que Biden busque restaurar las protecciones y elaborar las políticas en vigor bajo el predecesor de Trump, Barack Obama.

Para ello, Biden ha prometido gastar 2 billones de dólares (1,7 billones de euros) para hacer frente a la crisis con el objetivo final de que el país alcance las emisiones netas de carbono para el año 2050.

El comercio: no es el fin de las guerras comerciales

Aunque podemos esperar cambios en el comercio entre Estados Unidos y la UE, Biden no pondrá fin a las guerras comerciales, dijo a Euronews Edward Alden, experto en política comercial de Estados Unidos y Miembro Senior del Consejo de Relaciones Exteriores.

Los temas que seguirán siendo "muy, muy difíciles" bajo Biden incluyen los impuestos digitales, ya que los demócratas están más en deuda con los gigantes digitales de Silicon Valley como Google y Facebook que los republicanos, añadió.

"El conflicto Boeing-Airbus no va a desaparecer. Y si se mira la plataforma de Joe Biden, ha prometido la política de 'Buy American' ('Compra Americano') más agresiva que jamás hayamos visto de un presidente", añadió.

"Creo que vais a ver un Estados Unidos muy introvertido".

¿Trump se retirará en silencio?

Ambos candidatos tienen el derecho a pedir un recuento en la mayoría de los casos si el resultado en un estado particular está muy ajustado.

La campaña de Trump dijo que buscaría un recuento en Wisconsin y ha presentado demandas en los estados de Pensilvania, Michigan y Georgia.

Los jueces de Georgia y Michigan desestimaron rápidamente las demandas allí el jueves.

Algunas de las demandas del equipo Trump sólo exigen un mejor acceso de los observadores de la campaña a los lugares donde se procesan y cuentan los votos. Un juez de Georgia desestimó la demanda de la campaña en ese lugar menos de 12 horas después de haber sido presentada. Y un juez de Michigan desestimó una demanda de Trump sobre si un número suficiente de aspirantes republicanos tenían acceso al manejo de los votos en ausencia

El abogado de Biden, Bob Bauer, dijo que las demandas eran legalmente "sin mérito". Su único propósito, dijo, "es crear una oportunidad para que ellos envíen mensajes falsos sobre lo que está ocurriendo en el proceso electoral".

AP Photo
Un cartel en el que se puede leer "¿fuiste despedido?"AP Photo

La campaña también busca intervenir en un caso de Pensilvania en la Corte Suprema que trata sobre si los votos recibidos hasta tres días después de las elecciones pueden ser contados, dijo el subdirector de campaña Justin Clark.

Inicialmente, los tribunales estatales decidirán si la campaña Trump tiene razón al objetar el recuento de los votos por correo recibidos después del 3 de noviembre.

La Corte Suprema de Pensilvania había decidido permitir a los funcionarios electorales aceptar los sufragios matasellados el día de las elecciones y recibidos hasta el 6 de noviembre, dos días después.

Pero en última instancia, tales decisiones pueden ser apeladas hasta la Corte Suprema de Estados Unidos, como en las elecciones de 2000 en Florida, cuando hubo una disputa de recuento entre George W. Bush y Al Gore.

La estrategia legal de la campaña de Trump aquí no tiene precedentes.

"Es la primera vez en la historia de los Estados Unidos que un candidato se opone a los votos que de otro modo serían legales solo porque se recibieron después del día de las elecciones, aunque el matasellos del correo indique que el voto se emitió antes o el mismo día de las elecciones", dijo a Euronews Norman Williams, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Williamette.

El exjefe de personal en funciones de Trump ha dicho que espera que se presente a las elecciones de nuevo en 2024.

"No le gusta perder", dijo Mick Mulvaney, hablando en una sesión web organizada por el Instituto de Asuntos Internacionales y Europeos en Dublín.

¿Qué pasa después?

Durante el período entre las elecciones y la toma de posesión de un nuevo presidente de Estados Unidos, normalmente alrededor de 75 días, la administración saliente informa a su sucesor en una transición con mandato legal sobre importantes cuestiones de seguridad nacional, asuntos exteriores y otros asuntos.

También ayuda al presidente electo a tomar decisiones sobre el personal de los funcionarios de alto nivel. Biden ocupará unos 7.000 puestos del poder ejecutivo; los 1.200 más importantes -incluyendo los secretarios de estado y defensa- requieren la confirmación del Senado.

El día de la inauguración está previsto para el 20 de enero de 2021, cuando el presidente electo y el vicepresidente electo presten juramento y tomen posesión del cargo. Biden ha seleccionado a la senadora de California Kamala Harris como su vicepresidenta.

Trump ha puesto en duda si se comprometerá con una transferencia pacífica del poder, esquivando a menudo las preguntas sobre el tema, pero los medios de comunicación de Estados Unidos han informado de que su administración ha estado trabajando con el equipo de Biden para preparar el traspaso.