Última hora
This content is not available in your region

Las muertes por coronavirus aumentan en varios países europeos hasta niveles de la primera ola

euronews_icons_loading
Un equipo de sanitarios italianos
Un equipo de sanitarios italianos   -   Derechos de autor  Luca Bruno/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Europa entera observa cómo los fallecidos diarios por coronavirus alcanzan las cifras de los momentos más duros de la primera ola.

Por ejemplo, el Reino Unido suma más de 50.000 muertos tras notificar el miércoles otras 595 muertes. Uno de los quebraderos de cabeza es cómo organizar los desplazamientos de los jóvenes estudiantes a sus casas para las Navidades.

El Gobierno británico prevé establecer una especie de "corredor seguro" en Inglaterra, con un doble test previo y alojamientos específicos para minimizar el riesgo de contagio de sus familiares.

Italia ha superado el millón de contagios.

Además ha comunicado otros 623 fallecidos, el peor dato desde principios de abril.

Con muchos hospitales del país al borde de su capacidad, algunos pacientes están siendo trasladados a este hotel de Roma que ha sido medicalizado. Sus habitaciones disponen de suministro de oxígeno y otros equipos, adaptados para tratar a los enfermos de coronavirus en función de la gravedad de su estado.

Mientras, los médicos italianos reclaman otro confinamiento en todo el país.

Hungría es otro de los países afectados en esta segunda ola.

Además de las medidas en vigor, los comercios cerrarán a las 19.00 horas, los restaurantes sólo pueden servir comida a domicilio, y los institutos y universidades pasan a hacer clases virtuales.

Las reuniones familiares se limitan a un máximo de diez personas con un toque de queda nocturno.

Los húngaros, como la mayoría de europeos, resignados.

"Desde mi punto de vista estas medidas estrictas debían haberse adooptado ya durante la primera ola de la pandemia, quizás ahora no estaríamos en esta situación", comenta un hombre.

"Veo que vamos siendo estrictos paso a paso, y no sólo nosotros, el mundo entero. Es un peligro para la vida. No se trata de un gripe es mucho más que eso", añade una mujer.

En países como Grecia se amplía el toque de queda a todo el país (entre las 21.00 horas y las 5.00 horas).

Y en España, se exigirá un test negativo (realizado como máximo 72 horas antes) a los viajeros internacionales que lleguen en avión o en barco. Una medida que entrará en vigor el próximo 23 de noviembre.

Fuentes adicionales • EFE