Última hora
This content is not available in your region

No lo tires, repáralo: la Eurocámara apuesta por el derecho a reparar

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
No lo tires, repáralo: la Eurocámara apuesta por el derecho a reparar
Derechos de autor  Geert Vanden Wijngaert/Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Una vez se rompen, la mayoría de aparatos electrónicos acaban en la basura. Repararlos es muy complicado o demasido caro. El Parlamento Europeo ha votado un informe exigiendo que la reparacion sea rentable y que se convierta en la primera opción para los ciudadanos.

En esta tienda de reparación de móviles nos explican que todo se puede reparar, pero que los fabriacantes a menudo se lo ponen muy difícil o es muy caro obtener las piezas de respuesto.

"El principal problema es que a la gente le encanta tirar los teléfonos al váter. O los rompen, principalmente las pantallas. Podemos reparar pantallas, podemos cambiar baterías y además el punto de carga suele estar muy débil. Estas son las principales reparaciones que hacemos", ha detallado Areg Badalian, técnico de la tienda Fix Fox de Bruselas.

Según un reciente Eurobarómetro 8 de cada 10 europeos cree que los fabricantes deberían estar obligados a facilitar la reparación de los aparatos digitales.

Aunque no sera fácil llevarlo a cabo. El informe se ha aprobado con 395 votos a favor, 94 en contra y 207 abstenciones, mayoritariamente de los populares. Los activistas creen que es un primer paso en la buena dirección.

"A pesar de la división politica, porqué hay una clara división política en este tema entre conservadores y progresistas , vemos que el Parlamento Europeo está finalmente defendiendo su reputación como defensor de los derechos de los consumidores y el medio ambiente”, ha explicado Chloé Mikolajczak, miembro de la campaña Derecho a Reparar Europa.

El texto aprobado exige en primer lugar, el etiquetado obligatorio indicando la duración estimada del aparato e información sobre cómo reparalo y en segundo lugar, acabar con lo que denominan "obsolescencia prematura" que reduce la vida de los aparatos. La idea es que pueda llevarse ante los tribunales.

Ahora la pelota está en el tejado de la Comisión Europea, que tendrá que desarrollar la legislación correspondiente.