Última hora
This content is not available in your region

Viernes Negro 'descafeinado' en Reino Unido

euronews_icons_loading
Viernes Negro 'descafeinado' en Reino Unido
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El Viernes Negro es el día de compras por antonomasia en Estados Unidos, que ha logrado con bastante éxito exportar la tradición a gran parte de Europa. Pero en muchos países del Viejo Continente los comercios no esenciales están cerrados por la pandemia de coronavirus. ¿Frenará eso el frenesí consumista? Tadhg Enright, nuestro corresponsal en Londres, ha tomado el pulso a los consumidores londinenses

"Todos intentamos mirar más que nunca lo que gastamos -asegura la primera entrevistada- y no despilfarramos como hemos podido hacer otros años. Como usted dice es bueno aprovechar las ofertas cuando están ahí, pero estoy un poco más atenta a si realmente lo necesito este año."

Para otro consumidor, "es una tontería comprar sólo porque sea el Viernes Negro". Otra londinense destaca la falta de espíritu navideño, especialmente, este año: "He comprado otros años, pero no recientemente. Creo que la situación que ha generado el coronavirus nos ha descolocado a todos. No sé, no siento para nada que estemos cerca de las fiestas de Navidad".

No cabe duda de que será una Navidad atípica. El segundo confinamiento ha descafeinado el espíritu festivo. Antes de la segunda ola de coronavirus, más de la mitad de los compradores se dijeron interesados en las compras del Viernes Negro. Pero el porcentaje se desplomó tras el nuevo confinamiento.

El cambio de humor ha sido más drástico entre los compradores más jóvenes. El 82% de los encuestados de 18 a 25 años habían planeado comprar durante el Viernes Negro; Ahora son solo el 44%. Lisa Hooker, jefa de mercados de PWC tiene las claves: "Antes de que anunciasen las nuevas restricciones, la confianza del consumidor había vuelto al nivel pre-pandémico y eso se debía a que mucha gente ahorró dinero durante el encierro porque no se pudo ir de vacaciones ni salir, Pero entonces llegaron las nuevas medidas y creo que sobre todo la generación más joven está preocupada por sus perspectivas de trabajo. Algunos de los empleos que ocupan se han visto especialmente afectados y creo que ha deteriorado mucho su nivel de confianza".

Aunque en el Reino Unido se producen generalmente aglomeraciones este día, lo cierto es que el Viernes Negro dispara sobre todo las ventas en línea; y este año, como era de esperar, aún más.Tadhg Enright asegura que la preocupación de los comerciantes va más allá de esta jornada: "En esta parte del mundo, el Viernes Negro es una tradición estadounidense adoptada hace relativamente poco. Y muchos minoristas tienen opiniones encontradas sobre las repercusiones positivas para ellos. Sobrevivir a esta crisis y volver a abrir sus puertas es para la mayoría mucho más importante que un día de rebajas".