Última hora
This content is not available in your region

La "irritante" postura de Polonia y Hungría sobre el Presupuesto plurianual de la UE

euronews_icons_loading
La "irritante" postura de Polonia y Hungría sobre el Presupuesto plurianual de la UE
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Aumenta la irritación en Europa por el veto de Polonia y Hungría al Prespuesto plurianual de la Unión Europa y al paquete de ayudas multimillonarias para paliar las consecuencias económicas de la pandemia. Estos dos países se niegan a aprobarlo porque su recepción está condicionada al respeto del Estado de Derecho, y estas cuentas deben aprobarse por unanimidad, por lo que su postura levanta muchas ampollas.

"Estamos abiertos a nuevas propuestas", decía un portavoz del Gobierno polaco, "estamos convencidos de que se puede llegar a un acuerdo en consonancia con los Tratados de la UE y las conclusiones del Consejo Europeo de julio pasado y esta posición sigue siendo válida", decía Piotr Müller, portavoz del Gobierno polaco.

Los primeros ministro de Polonia y Hungría aunaron posiciones el lunes por la noche en una reunión celebrada en Varsovia. Al término de la cita, su mensaje fue unánime: mantendrán su veto al Presupuesto y al plan de reconstrucción económica tras la pandemia pese a las presiones del resto de socios europeos.

La canciller alemana, Angela Merkel, considera que todavía se está a tiempo de llegar a un acuerdo. Polonia y Hungría esperan nuevas propuestas. Mientras tanto, la presidenta de la Comisión Europea, Urusula Von der Leyen, no se muerde la lengua:

"Si alguien tiene dudas legales, hay un camino muy claro. Pueden ir al Tribunal de Justicia de la UE. Este es el lugar donde normalmente se resuelven nuestras diferencias de opinión sobre las pruebas legales y no a expensas de millones de europeos que esperan desesperadamente nuestra ayuda, porque estamos en medio de una profunda crisis", sentenció la presidenta de la Comisión.

La reunión del lunes no ha sido la única que han mantenido los jefes de gobierno de Polonia y Hungría, que llevan años enfrentados a la Comisión Europea por el retroceso que han sufrido en ambos países aspectos del Estado derecho como las libertades ciudadanas o la independencia judicial.