Última hora
This content is not available in your region

Polémica enmienda en Hungría para impedir adoptar a parejas homosexuales

euronews_icons_loading
Víktor Orbán, primer ministro de Hungría
Víktor Orbán, primer ministro de Hungría   -   Derechos de autor  Bruzák Noémi/MTI
Tamaño de texto Aa Aa

Hungría modifica su constitución para impedir adoptar a parejas homosexuales. La polémica enmienda fue aprobada por el parlamento húngaro el martes con los votos de Fidesz, el partido del primer ministro, Viktor Orbán, y excluye a las parejas homosexuales del derecho de adoptar,

El texto estipula en la Carta Magna que "la madre es mujer" y "el padre varón" y que solo los matrimonios pueden adoptar. La medida ha despertado una ola de indignación en la comunidad LGTB en el país.

Fidesz además incluye una nueva definición de fondos públicos que, según los expertos, disminuye la transparencia pues el partido seguiría controlando ciertas instituciones y recursos estatales incluso si perdiera las elecciones.

"Las empresas y fundaciones estatales podrían quedar excluidas de la definición de fondos públicos, lo que sería bastante problemático. En Hungría, cientos de miles de millones de florines de los contribuyentes pasan por empresas estatales, sin mencionar los fondos de gestión de activos. Y hay motivos para pensar que (con esta reforma, el dinero de los contribuyentes podría dejar de incluirse en la categoría de fondos públicos" explica József Péter Martin, de Transparencia Internacional Hungría

Otra enmienda de la ley electoral afecta a los partidos de oposición, que deberán formar alianzas d e forma obligatoria.

Hungría, junto con Polonia, ha sido expedientada por Bruselas por sus problemas con la independencia judicial, la libertad de prensa o el respeto a las minorías.

Las nuevas medidas del Gobierno húngaro han sido muy criticadas. Fidesz aviva un sentimiento homofóbico y cambia las reglas del juego electoral a su favor en medio de la pandemia de coronavirus. El Gobierno de Orbán l e quita importancia y asegura solo está cubriendo un vacío legal.

Gábor Tanács desde Budapest, para Euronews,