Última hora
This content is not available in your region

Francia desplegará 100.000 policías en Nochevieja para imponer el toque de queda de las 8pm

ARCHIVO: Un gendarme francés en la ciudad de Estrasburgo, en el este de Francia, el miércoles 12 de diciembre de 2018.
ARCHIVO: Un gendarme francés en la ciudad de Estrasburgo, en el este de Francia, el miércoles 12 de diciembre de 2018.   -   Derechos de autor  AP Photo/Jean Francois Badias
Tamaño de texto Aa Aa

Francia desplegará 100.000 policías y gendarmes en todo el país el 31 de diciembre para asegurar que el toque de queda de las 8 pm se cumpla en lo que tradicionalmente es una noche de fiesta.

Según el Ministro del Interior, Gerald Darmanin, los agentes de la ley también estarán en las calles el 31 de diciembre para garantizar la seguridad debido a la alta amenaza terrorista de Francia.

Dijo que habrá una visible presencia policial en los centros de las ciudades y en los suburbios desde el comienzo del toque de queda a las 8 pm.

La medida se ha puesto en marcha para combatir la segunda oleada de coronavirus en el país.

Aunque los ciudadanos pueden recibir invitados en casa, todos deben estar dentro antes de las 8 pm en la víspera de Año Nuevo y hasta las 6 am del 1 de enero, a menos que tengan una razón válida para estar afuera.

Las personas que viajen al exterior durante el toque de queda se arriesgan a una multa de 135 euros si no tienen un formulario que declare su razón para romper la regla; trabajo, para ayudar a la familia o por motivos de salud son las razones aceptadas.

El Gobierno ha recomendado que sólo seis adultos se reúnan a la vez.

El Ministerio del Interior ha dicho que, aunque no es un requisito legal, es un "llamado a la precaución y a la buena ciudadanía".

Por otra parte, si las fiestas se organizan en lugares que se supone están cerrados al público como parte de las medidas contra el coronavirus en Francia, como restaurantes o bares, los organizadores probablemente incurrirán en una multa.

Lo mismo ocurre con las personas que organizan reuniones en lugares privados que "superan claramente la esfera privada", por ejemplo, cuando han introducido un sistema de admisión de pago.

"Las sanciones ascienden a 135 euros por una primera infracción y pueden llegar a 3.750 euros en caso de reincidencia", añadió el ministerio.

Los prefectos locales han recibido instrucciones de intervenir "lo antes posible" en caso de una "fiesta clandestina".

Además de multar a los participantes, "debe dar prioridad a la identificación de los organizadores", escribió Darmanin en una nota dirigida a los prefectos a principios de la semana.

Francia es el quinto país del mundo con el mayor número de casos confirmados de COVID-19, con un total de 2,6 millones.

El país también ha visto más de 64.000 muertes por el virus.