Última hora
This content is not available in your region

La "británica" y la "sudafricana": ¿Que sabemos sobre las nuevas variantes del coronavirus?

Access to the comments Comentarios
Por euronews con Amélie Bottollier Depois/ AFP
El nuevo coronavirus en un microscopio
El nuevo coronavirus en un microscopio   -   Derechos de autor  AP/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Después de la variante "británica" detectada en el Reino Unido y que mantiene en jaque a las autoridades al ser más contagiosa, llega la variante "sudafricana" del nuevo coronavirus Sars-CoV-2, causante de la COVID-19, que podría ser inmune a las vacunas.

La OMS reconoce en su página web que se necesitan más estudios y más rápido para comprender mejor los impactos de las nuevas cepas y sus mutaciones.

Estas son las claves de las dos nuevas cepas detectadas y que preocupan a la comunidad internacional:

¿Cuáles son las cepas del virus que inquietan?

Todos los virus mutan constantemente. De hecho las mutaciones de los virus son un factor clave en la evolución de la biodiversidad. Las mutaciones son cambios que ocurren cuando los virus se replican.

Los científicos han observado múltiples mutaciones en el Sars-CoV-2 desde que apareció por primera vez, la gran mayoría de ellas intrascendentes, pero algunas pueden darle una ventaja de supervivencia, incluyendo una mayor transmisibilidad.

Detectada en noviembre en el Reino Unido, la variante B.1.1.7, ahora llamada VOC 202012/01, "probablemente" se originó en el sudeste de Inglaterra en septiembre, según el Imperial College London.

Se ha propagado rápidamente en todo el Reino Unido y ahora se ha detectado en docenas de países de todo el mundo, desde los Estados Unidos hasta Corea del Sur, la India, Francia y Dinamarca.

La mayoría de estos casos están vinculados al Reino Unido, pero en unos pocos no se pudo encontrar ningún vínculo con el Reino Unido, lo que demuestra que esta variante ya se ha afianzado a nivel local. Esto es lo que está sucediendo en Dinamarca, uno de los países con mayor secuencia de muestras, donde se han identificado 86 casos (con una frecuencia cada vez mayor).

Otra variante, llamada 501.V2, es ahora mayoritaria en Sudáfrica. Se ha detectado en muestras que datan de octubre y se ha identificado en algunos otros países del mundo, entre ellos el Reino Unido y Francia.

En ambas variantes, los casos probablemente se subestiman, según los expertos.

Estas dos variantes tienen varias mutaciones, una de las cuales, llamada N501Y, preocupa especialmente a los científicos. La mutación se encuentra en la proteína espiga del coronavirus, el "pico" de su superficie que le permite adherirse al receptor ACE2 de las células humanas para penetrar en ellas y, por lo tanto, desempeña un papel clave en la infección viral.

Se sabe que esta mutación, llamada N501Y, aumenta la capacidad del virus para unirse al receptor ACE2. Las dos variantes, tanto la "sudafricana" como la "británica", han presentado este tipo de mutación.

"No existe una relación clara entre la facilidad para unirse al ACE2 y el aumento de la transmisibilidad, pero es plausible que exista tal relación", dice el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

¿Más transmisibles?

Varios estudios científicos, que aún no han sido revisados por homólogos y que se basan principalmente en la modelización, concluyen que la variante británica es significativamente más transmisible. Esto confirma las evaluaciones iniciales del grupo de investigadores de NERVTAG que asesoran al gobierno del Reino Unido, que estimaron que la transmisión se incrementa en un 50-70%.

Así, según los cálculos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM), la variante británica sería entre un 50 y un 74% más contagiosa.

Para su último informe, publicado el jueves, los investigadores del Imperial College London analizaron miles de genomas de virus CoV-2 de Sars secuenciados entre octubre y diciembre. Utilizando dos métodos diferentes, concluyeron que esta variante tiene una "ventaja significativa" en términos de contagio: 50 a 75% más contagiosa, o una tasa de reproducción del virus (R) entre 0,4 y 0,7 más alta que la del virus habitual.

Los resultados preliminares de la variante sudafricana también indican una mayor transmisibilidad, pero se dispone de menos datos.

No obstante, algunos expertos creen que no hay suficientes datos para evaluar con certeza el contagio de las dos variantes.

"Debemos ser cautelosos. El resultado en términos de incidencia es una combinación de factores que combina las características del virus pero también las medidas de prevención y control establecidas" (distanciamiento, uso de máscaras, cierre de establecimientos de recepción de público...), dijo a la AFP Bruno Coignard, director de enfermedades infecciosas de la agencia de salud pública francesa Santé Publique France.

¿Más problemático?

"No hay información sobre el hecho de que las infecciones por estas cepas son más graves", señaló el ECDC. Pero el riesgo "en términos de hospitalizaciones y muertes es alto".

"Una mayor transmisibilidad significa posiblemente una incidencia mucho mayor, y por lo tanto, incluso para la misma letalidad, una mayor presión sobre el sistema de salud", continúa Bruno Coignard.

Una variante del Sars-CoV-2 "50% más transmisible plantearía un problema mucho mayor que una variante 50% más letal", insiste el epidemiólogo británico Adam Kucharski en Twitter, con pruebas estadísticas que lo respaldan.

Con una tasa de reproducción de 1,1, una tasa de mortalidad del 0,8%, y 10.000 personas infectadas, terminaríamos con 129 muertes al cabo de un mes, explica. Si se aumenta la tasa de mortalidad en un 50%, el número de muertes llegaría a 193. Pero si la tasa de transmisibilidad aumentara en un 50%, habría 978 muertes.

El impacto sería particularmente significativo en los países en los que incluso un pequeño aumento de la transmisibilidad empujaría la tasa de reproducción por encima de uno, acelerando la epidemia.

La variante británica es "realmente la preocupación del momento" porque "puede precipitarnos en una situación extremadamente compleja", advirtió el lunes en radio Franceinfo el epidemiólogo Arnaud Fontanet, miembro del Consejo Científico que guía al gobierno francés.

Por otra parte, los primeros estudios sobre la variante británica muestran también una mayor contaminación de los jóvenes menores de 20 años, lo que plantea la cuestión de la apertura o no de escuelas.

Así pues, en el estudio de la LSHTM se considera que las medidas restrictivas como la contención que se aplicó en el Reino Unido en noviembre no serían suficientemente eficaces para controlar la epidemia "a menos que se cierren también las escuelas, colegios y universidades".

¿Las vacunas segurián siendo efectivas?

Si bien las campañas de inmunización que acaban de comenzar ofrecen la esperanza de una salida a esta crisis sanitaria mundial, existen dudas sobre la capacidad de las vacunas para combatir las nuevas variantes.

Para ambas variantes, "no hay suficiente información disponible en esta etapa para estimar (si plantean) un riesgo para la eficacia de la vacuna", dice el ECDC.

"En base al estado actual de nuestros conocimientos, los expertos creen que las vacunas actuales serán eficaces contra estas cepas", dijo Henry Walke de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. en una conferencia de prensa el miércoles.

Sin embargo, la variante sudafricana parece, en esta etapa, plantear más preguntas que los británicos.

Una mutación específica presente en esta variante, y no en la británica, podría teóricamente "ayudarla a eludir la protección inmunológica conferida por una infección previa o por la vacunación", explicó el profesor François Balloux, del University College London, citado por el British Science Media Centre el lunes.

Recordemos que las dos vacunas más extendidas las de Pfizer/ BioNTech y Moderna, se basan precisamente en la secuencia de ADN de la proteina espiga, la que ha mutado en estas viariantes.

Sin embargo, por el momento no hay indicios de que esta mutación sea suficiente para que la variante sudafricana sea resistente a las vacunas actuales, dijo.

El laboratorio alemán BioNTech, que, junto con Pfizer, desarrolló originalmente la primera vacuna autorizada del mundo contra el Covid-19, ha asegurado que es capaz, si es necesario, de suministrar una nueva vacuna "en seis semanas" para responder a una mutación.

¿Cómo luchar contra ella?

Es "ilusorio" pensar que podemos erradicar o prevenir totalmente la difusión de nuevas variantes, dice Coignard, señalando que el objetivo es "retrasar lo más posible" su difusión.

Así pues, para los países en que los casos de nuevas variantes no están generalizados, la CEPD recomienda "esfuerzos para frenar la propagación, similares a los realizados al principio de la epidemia": pruebas a las personas que llegan de las zonas de riesgo con posibles cuarentenas, aislamiento y seguimiento de los contactos reforzados para las personas infectadas, limitación de los viajes, etc.

También exige que se vigile la incidencia de esas variantes, en particular aumentando la secuenciación de los virus.

Algunas pruebas de PCR también pueden dar una indicación de la presencia de la variante británica, y entonces orientar mejor las secuencias, explicó el profesor Fontanet, según el cual "una vigilancia extremadamente agresiva" es esencial.

A nivel individual, "como estas variantes parecen propagarse con mayor facilidad, debemos ser aún más vigilantes en nuestras medidas preventivas para frenar la propagación de Covid-19", insistió el Dr. Walke, refiriéndose al uso de máscaras, el distanciamiento físico, el lavado de manos y la ventilación de espacios cerrados, sin olvidarnos de evitar las multitudes.