Última hora
This content is not available in your region

Tras la gran nevada, España afronta una ola de frío extremo

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Gente caminando por una calle de Madrid cubierta de nieve (10/01)
Gente caminando por una calle de Madrid cubierta de nieve (10/01)   -   Derechos de autor  AP Photo/Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

La histórica nevada que ha teñido de blanco España y colapsado Madrid está dando paso ahora a una intensísima ola de frío, con temperaturas que podrían llegar a 15 grados bajo cero. Once comunidades autónomas están en alerta.

Retirar la nieve antes de que se transforme en hielo

En la capital, cubierta por un enorme manto blanco, los equipos de limpieza trabajan contra reloj para tratar de retirar la nieve antes de que el frío la transforme en hielo. Los pronósticos indican que, por la noche, los termómetros podrían bajar en Madrid hasta los 10 grados bajo cero, rozando mínimos históricos.

"Tenemos que limpiar todas las bocas de metro, especialmente los cruces peligrosos donde hay mucha gente, los pasos de peatones, las entradas a los edificios públicos", explica un trabajador de los equipos de limpieza.

La borrasca Filomena ha dejado la Península dejando atrás, en algunos puntos, más de un metro de nieve. En su lugar se ha colocado un anticiclón, marcado por cielos azules, pero también por una caída en picado de los termómetros, lo que supone un riesgo para la población española, acostumbrada a inviernos cada vez más suaves.

El frío será intenso en el centro y en la meseta sur, precisamente los lugares donde más nevó. Las temperaturas podrían ser extremas en zonas como Teruel o Castilla-La Mancha.

Los sanitarios, héroes también durante la gran nevada

Los equipos de emergencia, respaldados por militares de la UME, despejaron durante el fin de semana 500 carreteras y rescataron a más de 1500 personas que quedaron atrapadas en sus vehículos. Pero los grandes héroes volvieron a ser algunos sanitarios que caminaron durante horas para llegar a hospitales y centros sanitarios. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, subrayó en un tuit que son "un ejemplo de solidaridad y dedicación".

La nevada también se ha convertido en un obstáculo para la vacunación contra la COVID-19. Las autoridades ha tomado medidas adicionales, entre ellas la disposición de convoyes escoltados por policías, para garantizar que unas 300.000 dosis de la vacuna puedan llegar a las regiones, como estaba previsto.