Última hora
This content is not available in your region

¿Podríamos tener que vacunarnos cada año contra la COVID -19?

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español con EFE
Dosis de la vacuna Jansenn contra la covid-19 de Johnson & Johnson.
Dosis de la vacuna Jansenn contra la covid-19 de Johnson & Johnson.   -   Derechos de autor  AP/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Alex Gorsky, director ejecutivo de la farmacéutica Johnson & Johnson (J&J), ha anunciado que es posible que la gente tenga que vacunarse anualmente contra la COVID-19 durante los próximos años.

El presidente de J&J afirmó que "desafortunadamente, según se expande (el virus), también puede mutar", y que, con ello, se originan más variantes de la COVID-19.

"Una mutación más que puede impactar en la habilidad (del virus) de defenderse de los anticuerpos o tener algún tipo de respuesta diferente, no sólo a un tratamiento sino también a una vacuna", aseveró Gorsky.

Las declaraciones del presidente de J&J siguen la misma línea que la de los representantes de departamentos de sanidad y expertos en enfermedades infecciosas, que advierten de la posibilidad de que la COVID-19 se convierta en un virus endémico: si el coronavirus muta con frecuencia, aparecerán nuevas variantes y será necesaria una producción constante de nuevas vacunas efectivas.

Hace tan solo una semana, J&J solicitó en EE. UU. una autorización de urgencia de la vacuna que ha desarrollado contra la COVID-19, que, a diferencia de la de Moderna y la de Pfizer-BioNTech, es de una sola dosis.

La vacuna de J&J podría ser aprobada este mes, lo cual supondría un considerable avance en los planes de vacunación de EE. UU. Aunque su efectividad sea inferior a la de sus competidoras, los expertos aseguran que se trata de una solución igualmente válida y que, al tratarse de una sola dosis, aceleraría el proceso de vacunación.

Otra ventaja son sus condiciones de almacenamiento: la vacuna permanece estable durante dos años a -20 grados centígrados, y durante al menos tres meses en la mayoría de las neveras estándar, a temperaturas entre 2,2 y 7,7 grados centígrados.

Por el contrario, la vacuna de Pfizer-BioNTech debe ser almacenada en congeladores que la mantengan a entre -80 y -60 grados centígrados y la de Moderna debe estar entre -25 y -15 grados centígrados.

El pasado mes de agosto el Departamento de Salud de EE. UU. anunció que había alcanzado un acuerdo con J&J por valor de 1.000 millones de dólares para la compra de 100 millones de dosis de su vacuna, con opción a compra a 200 millones de dosis más.