EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Vacunarse en el Sambódromo y sin bajarse del cóche

Vacunarse en el Sambódromo y sin bajarse del cóche
Derechos de autor Bruna Prado/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Derechos de autor Bruna Prado/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Por Beatriz BeirasServicio portugués
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Cuando los desfiles de las escuelas de samba son sustituidos por filas de coches para recibir la vacuna contra la Covid-19. Ese es el panorama del Sambódrono de Río a punto de comenzar el carnaval.

PUBLICIDAD

El carnaval está a la vuelta de la esquina, pero las gradas del Sambódromo de Río de Janeiro permanecerán vacías. La pandemia de covid-19 ha transformado el templo del carnaval de Río en un centro de vacunación para los ancianos, que les permite vacunarse sin bajarse del coche.

Una decisión razonable según el enfermero y profesor universitario Paulo Roberto Machado:

"Normalmente este es un lugar para el placer, y en cierta manera lo sigue siendo hoy ya que se pone a disposición de las personas con dificultades para acceder a los lugares habituales de vacunación. Pueden venir aquí de forma organizada, son personas que tienen más de 90 años, que son vacunadas dentro de su coche"

Hay nueve puntos en la ciudad para que las personas con movilidad reducida se vacunen sin bajarse del coche, pero sólo los sábados, durante la semana la única opción es el Maracaná. Además, hay cerca de 250 centros de vacunación en Río de Janeiro.

La campaña de inmunización sigue en marcha en Brasil y más de 3,5 millones de personas ya han recibido la primera dosis de la vacuna en el país.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Colonia celebra su tradicional carnaval pero con restricciones por la COVID-19

¿Podríamos tener que vacunarnos cada año contra la COVID -19?

El fin de las ayudas por la COVID-19 en Brasil deja a miles de familias al borde de la pobreza