Última hora
This content is not available in your region

El Plan de Iguala y el eje de la izquierda latinoamericana

euronews_icons_loading
Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador chocan sus puños durante la ceremonia de conmemoración de los 200 años del Plan de Iguala.
Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador chocan sus puños durante la ceremonia de conmemoración de los 200 años del Plan de Iguala.   -   Derechos de autor  Eduardo Verdugo/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Dos líderes del eje de izquierdas latinoamericano en un acto cargado de simbolismo. El presidente argentino, Alberto Fernández, fue el invitado especial de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en la ceremonia de conmemoración del 200 aniversario de la promulgación del Plan de Iguala. Este plan, un documento político, puso fin a la Guerra de Independencia en la Nueva España y se considera el origen del Estado mexicano.

La proclama respondía a los deseos de los bandos enfrentados: la independencia y seguir bajo la corona de los Borbones. Sin embargo, el entonces rey de España, Fernando VII, lo rechazó, dejando para siempre en el aire la incógnita de cómo hubiera sido un mundo hispánico de estados independientes compartiendo los mismos reyes. Los tiempos han cambiado, pero la idea de una mayor unidad e integración sigue viva en Latinoamérica:

"Nosotros podemos hacer posible, porque no es un sueño pensar en una América Latina integrada, unida. Que lucha en conjunto para sacar de la pobreza y de la marginalidad a los millones de compatriotas de la patria grande que están sumidos en ese lugar... Que en Iguala nazca un nuevo plan para la América toda. Es el deber que tenemos, porque que el continente cambie no depende de otros, depende de nosotros", día Alberto Fernández.

AMLO por su parte, recordó la importancia del Plan de Iguala y tuvo palabras de elogio hacia el pueblo argentino y la historia compartida.

Fernández regresa a Argentina con el respaldo de AMLO en la negociación con el FMI y el apoyo de multimillonarios como Carlos Slim, el hombre más rico de Latinoamérica.