Última hora
This content is not available in your region

Tímida reapertura en Perú, con 24 provincias en "riesgo extremo" por COVID-19

Por Ana Buil Demur con AFP, EFE, AP
euronews_icons_loading
Un hombre duerme sobre bombonas de oxígeno vacías, a la espera de que abra una tienda, en Lima.
Un hombre duerme sobre bombonas de oxígeno vacías, a la espera de que abra una tienda, en Lima.   -   Derechos de autor  Martin Mejia/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno peruano levanta la cuarentena en las provincias en "riesgo extremo", pero mantiene un toque de queda dominical y nocturno, de nueve a cuatro de la mañana. La medida entra en vigor el lunes, 1 de marzo, y durará al menos dos semanas en las 24 provincias más afectadas por la COVID-19, incluida Lima. Hay además, 119 provincias con riesgo de contagio "muy alto" y 53 con riesgo "alto".

Escasez de oxígeno

La escasez de oxígeno sigue siendo uno de los principales problemas en esta segunda ola, además de la saturación de los hospitales, con casi 15.000 pacientes. Personal sanitario se desplaza a los domicilios en Lima y otras grandes ciudades para realizar chequeos y test.

Se espera que la complicada situación en los centros hospitalarios mejore a partir del lunes, cuando lleguen las "importaciones de oxígeno que se están haciendo desde Chile".

Perú acumula 1,3 (1.293.497) millones de contagios y supera los 45.000 fallecidos (45.487).

Su economía también está herida de muerte, por eso el Gobierno ha decidido reabrir los centros comerciales, las peluquerías y los sitios arqueológicos, con aforos limitados.

Grito de socorro de los restauradores

El sector de la restauración ha lanzado un grito de socorro. El alcalde del barrio limeño de Miraflores, Luis Molina, pide al Gobierno "un plan a corto, medio y largo plazo de lucha contra la COVID-19" porque, dice, "el 50% de los restaurantes están quebrados y el resto están agonizando".

Los dueños de restaurantes exigen la reapertura de sus establecimientos en marzo. Los dos cierres por la pandemia han supuesto cerrar 65.000 restaurantes y el despido de un millón de trabajadores en un año.