Última hora
This content is not available in your region

¿En qué consiste el Pase Verde, el pasaporte de vacunación presentado por la Comisión Europea?

Access to the comments Comentarios
Por Rafael Cereceda
Una muestra de a qué podría parecerse el certificado, junto a la presidenta de la Comisión Úrsula von der Leyen
Una muestra de a qué podría parecerse el certificado, junto a la presidenta de la Comisión Úrsula von der Leyen   -   Derechos de autor  Francisco Seco/AP/European Commission
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea ha presentado hoy su propuesta de "Pase Verde Digital", comúnmente conocido como pasaporte de vacunación, como parte de una estrategia más amplia para reabrir poco a poco las fronteras europeas a los viajes con seguridad.

Bruselas ha querido dejar claro que el Pase Verde será parte de una estrategia más amplia de reapertura de la Unión Europea que incluye mejorar la coordinación de las estrategias de pruebas de COVID-19, acelerar la vacunación, invertir en tratamientos o ayudar a los sectores del turismo y la cultura.

"Con el Certificado Verde Digital, estamos adoptando un enfoque europeo para garantizar que los ciudadanos de la UE y los miembros de sus familias puedan viajar con seguridad y con las mínimas restricciones este verano. El Certificado Verde Digital no será una condición previa para la libre circulación y no supondrá ningún tipo de discriminación. Un enfoque común de la UE no sólo nos ayudará a restablecer gradualmente la libre circulación dentro de la UE y a evitar la fragmentación. También es una oportunidad para influir en las normas mundiales y predicar con el ejemplo basándonos en nuestros valores europeos, como la protección de datos." ha dicho el comisario de Justicia Didier Reynders.

Después de una reunión del Colegio de Comisarios la presidenta de la Comisión Ursula von der Leyen y el comisario de Justicia Didier Reynders han insistido en que el Pase Verde Digital no será obligatorio y no será una herramienta para la discriminación como temen los más reacios a este sistema.

Comisión Europea
Simulación del Pase Verde Digital presentado por la ComisiónComisión Europea

No será un pasaporte de vacunación

Uno de los principales problemas de la idea inicial del "pasaporte de vacunación" es que implicaba la discriminación de personas que no quieran, o no hayan podido vacunarse por alguna razón. La propuesta de la Comisión incluye un certificado más amplio, que incluirá otros métodos como los tests de COVID-19 o documentos que prueben que la persona se ha recuperado de la enfermedad.

"Esto permite que las personas que no están vacunadas o que aún no han tenido la oportunidad de vacunarse se beneficien también de este marco interoperativo, facilitando su libre circulación. Mientras que los niños, por ejemplo, no pueden beneficiarse de la vacunación COVID-19 por el momento, deberían poder recibir un certificado de prueba o de recuperación, que también podrían recibir sus padres en su nombre" dice el documento de la Comisión.

Así, las personas que no estén vacunadas no deben ver afectado su derecho a la libre circulación, aunque tendrán que presentar tests negativos, como ocurre actualmente en muchos países o guardar periodos de cuarentena.

La Comisión propone un sistema unificado válido entre todos los países miembros.

Mantener la privacidad y la protección de datos

Otra de las grandes cuestiones en torno al certificado es la gestión de datos sensibles. Para ello la Comisión propone un sistema de certificados digitales descentralizados en lugar de una base de datos que almacene datos sensibles como los de la salud. Esto permitirá observar la estricta legislación europea de protección de datos.

En este sentido también propone que el certificado contenga el mínimo esencial de información.

El Pase Verde está dirigido solo a la pandemia de COVID-19 y es un método temporal que debería suspenderse cuando la OMS declare el final de la pandemia.

Gratuito y no discriminatorio

Además del resto de medidas enunciadas, para evitar situaciones de discriminación el Pase Verde Digital propuesto por la Comisión Europea debe ser gratuito y estar disponible en formato papel, para aquellas personas que no quieran o no puedan acceder a la tecnología. Se presentará en forma de código QR. "Los certificados digitales verdes deberán expedirse a los ciudadanos de la UE y a sus familiares, independientemente de su nacionalidad. También deberán expedirse a nacionales de terceros países que residan en la UE y a visitantes que tengan derecho a viajar a otros Estados miembros" explica el documento.

Los estados miembros seguirán decidiendo qué restricciones aplican

La Comisión no intenta decidir sobre las restricciones que pueden aplicar los países miembros, sin embargo si se adhieren al sistema del Pase Verde Europeo, tendrán que aceptar los certificados de otros países que se ajusten a sus criterios.

¿Sólo vacunas europeas?

Como les adelantó euronews el certificado europeo sólo se obtendrá con vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos, sin embargo los estados miembros podrán decidir ampliarlo a otras vacunas no aprobadas por el regulador europeo.

Los países que decidan aplicar otras medidas a los viajeros con un Pase Verde Digital deberán notificarlo a la Comisión exponiendo sus motivos.

¿Un ejemplo internacional?

Con este sistema la UE quiere "influir" a otros países para crear un sistema igualitario que respete la privacidad de los ciudadanos, según declaró el comisario Didier Reynders.

¿Estará listo a tiempo para el verano?

Para que, como desea Bruselas, este sistema se implante de cara a las vacaciones de verano los países miembros y el Parlamento Europeo deben aprobar la propuesta con rapidez.

También deben adoptar el marco de confianza para la interoperabilidad de los certificados digitales.

El Ejecutivo instó a los Estados miembros a "aplicar el marco de confianza y las normas técnicas, acordadas en la red de sanidad electrónica, para garantizar la aplicación oportuna del Certificado Verde Digital, su interoperabilidad y el pleno cumplimiento de la protección de los datos personales".

Otro desafío será la tecnología, aunque la UE promete colaborar con los países miembros en la implementación de los programas necesarios.

La OMS y el ECDC se oponen

No todo el mundo está de acuerdo con la idea del pasaporte de vacunación.

A principios de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento de posición provisional en el que establecía su oposición inequívoca a la "prueba de vacunación contra el COVID-19 para los viajes internacionales como condición para la salida o la entrada".

La OMS citó una lista de consideraciones científicas, éticas, jurídicas y tecnológicas para disuadir a los gobiernos de seguir adelante con la idea. El organismo considera que "todavía hay incógnitas críticas en cuanto a la eficacia de la vacunación", como por ejemplo en qué medida las inyecciones limitan la transmisión del virus, en qué medida protegen contra la infección asintomática y cuánto dura la inmunidad.

"Teniendo en cuenta que la disponibilidad de vacunas es limitada, la vacunación preferente de los viajeros podría dar lugar a un suministro inadecuado de vacunas para las poblaciones prioritarias consideradas de alto riesgo de contraer la enfermedad grave del COVID-19", concluyó la OMS.

Andrea Ammon, directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), planteó recientemente una preocupación similar.