Última hora
This content is not available in your region

Baja la tensión en la relación entre Turquía y la UE

euronews_icons_loading
A demonstrator wearing a protective face mask reading 'stop Erdogan' takes part in Brussels
A demonstrator wearing a protective face mask reading 'stop Erdogan' takes part in Brussels   -   Derechos de autor  JOHN THYS/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea quiere tener una mejor relación con Turquía. Bruselas quiere renovar el acuerdo por el que Turquía aceptaba bloquear la entrada de refugiados en Europa a cambio de miles de millones de euros de fondos europeos y mejorar su unión aduanera. Pero solo si Ankara se mantiene “tranquila” y “constructiva”

Desde principios de año, las tensiones en el Mediterráneo Oriental se han relajado y la actitud de Turquía también. Aunque a nivel interno el presidente Erdogan continúa amenazando con el cierre de segundo partido de la oposición, el pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos. "Bajo una tremenda presión, decenas de millones de personas en este país están luchando por un futuro democrático y ahora vemos a líderes europeos, que no sabemos por qué le están dando a Erdogan algo de márgen. ¿Y cómo esperan que la gente lo interprete en Turquía? Soy un representante del Partido Democrático de los Pueblos. Más de 5000 colegas míos están en la cárcel. ¿Por qué estamos haciendo esto? ¿Y cuál es el beneficio? Estamos luchando por el futuro democrático de Turquía. Creemos que Turquía y la Unión Europea tienen que tener una buena relación, pero no con una Turquía casi gobernada por una dictadura", explica Hişyar Özsoy miembro del Parlamento de Turquía.

Turquía también se ha retirado del Convenio de Estambul para la lucha contra la violencia machista. Además, la oposición kurda critica que la Comisión Europea haya dejado de vincular la mejora de la unión aduanera con reformas democráticas o el respeto a los derechos humanos. "Realmente no entendemos por qué se está eliminado la precondicionalidad de contar con estándares democráticos para mejorar la unión aduanera”, ha proseguido Özsoy.

El informe de 16 pa´ginas que ha elaborado la Comisión, sin embargo, si que advierte que no habría avances en caso de que Turquía "vuelva a acciones unilaterales o provocaciones". Se incluirían sanciones que podrían ampliarse a personas jurídicas o "sectores importantes para la economía turca, como el turismo".

"Creo que las sanciones obviamente se están manteniendo en segundo plano. Básicamente están bajo la presión de Alemania, España, Italia, Bulgaria, Hungría, los países que tienen mucho interés en tener una relación mucho mejor con Turquía. En general, la UE no ve ningún conflicto. Por eso siempre intentarán una solución pacífica. El problema es que hay que avanzar de alguna forma Y hay muy pocas áreas donde progresar", explica Marc Pierrini de Carnegie Europe.

Los líderes europeos debatirán los siguientes pasos de su relación con Turquía en su videoconferencia del jueves.