EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Netanyahu necesitará a sus socios ultraortodoxos y de extrema derecha para mantener el poder

La alta abstención contribuye a la fragmentación del Parlamento israelí
La alta abstención contribuye a la fragmentación del Parlamento israelí Derechos de autor Oded Balilty/AP
Derechos de autor Oded Balilty/AP
Por Francisco FuentesEuronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Likud, el partido del actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha sido la fuerza política más votada tras las elecciones generales celebradas en Israel. Sin embargo, la incógnita es saber si tendrá apoyos suficientes para garantizar la gobernabilidad del país.

PUBLICIDAD

El Likud, el partido del actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha sido la fuerza política más votada tras las elecciones generales celebradas en Israel, según los sondeos a pie de urna.

Sin embargo, la incógnita es saber si tras finalizar el recuento oficial, el definitivo reparto de los 120 escaños del Parlamento permitirá o no a Netanyahu conseguir una mayoría de apoyos suficiente, como para garanitzar la gobernabilidad del país.

Su principal rival, el líder de la oposición, Yair Lapid, del partido centrista Yesh Atid, mantendría su peso en la Knéset.

La baja participación que sólo alcanzaba el 60,9% a las 20:00 hora local (18:00 GMT), dos horas antes del cierre de las urnas, podría traducirse en un persistente bloqueo político.

En cualquier caso, Netanyahu necesitaría tanto a sus socios ultraortodoxos y de extrema derecha como el respaldo de Naftali Benet, líder del derechista Yamina para poder formar un gobierno estable.

Fuentes adicionales • AFP

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

NO COMMENT: La Policía israelí desaloja a ultraortodoxos de un centro de reclutamiento

Netanyahu, encargado de nuevo de formar Gobierno en Israel pese a sus problemas judiciales

El adelanto electoral no calma a los manifestantes contra el primer ministro israelí