This content is not available in your region

Vibrante segunda jornada en el Grand Slam de Tiflis

Access to the comments Comentarios
Por Silvia Alvarez Martinez
Vibrante segunda jornada en el Grand Slam de Tiflis
Derechos de autor  from Euronews video

La segunda jornada del Grand Slam de Tiflis mostró lo emocionante que puede ser el judo.

En la categoría de -81 kilos Sami Chouchi vivió el mejor día de su vida. El judoca belga se abrió paso a través de sus rivales con un gran judo.

Se encontró con el favorito Tato Grigalashvili en la semifinal y demostró su clase con esta enorme técnica de contraataque.

Totalmente concentrado en la final, derribó a su oponente austriaco y se hizo con su primera medalla de oro en un grand slam. El belga estaba abrumado por la emoción.

El popular cantante Moris Janashvili le colgó a Chouchi la medalla.

Le preguntamos por la emoción que sintió al subirse al podio.

“Por mi familia, mi novia, mi hija, que me apoyan de verdad, es tan duro para ellos como lo es para mi, así que estoy muy agradecido por su apoyo" afirmó el belga tras la victoria.

Nuestra mujer del día fue Catherine Beauchemin-Pinard que se mostró imbatible durante todo el día. En la final de la categoría de -63 kilos se enfrentó a la china Junxia Yang. Con una poderosa llave la canadiense logró hacerse con su primera medalla de oro en siete años.

Alin Petrache, Presidente de la Federación de Rugby de Rumanía le entregó la medalla.

Sí, es una de mis técnicas favoritas, normalmente no hago este tipo de movimientos sino que soy más de ne waza. Pero ella era muy buena en ne waza también así que estabamos bastante igualadas. Sentía que era mejor que ella en el tachi waza así que en cuanto tuve la oportunidad la aproveché y estoy muy contenta por ello
Catherine Beauchemin-Pinard

El hombre en forma de la jornada fue Tsend-Ochir, de la categoría de -73 kilos. Un rápido ataque del judoca de Mongolia le hizo asegurarse otra medalla de oro.

Una maravillosa demostración de deportividad con su oponente, el canadiense Arthur Margelidon, mostró al mundo los increíbles valores del judo.

Tsend-Ochir recogió la medalla de manos de David Kevkhisvhili, vicepresidente de la Federación de Judo de Georgia.

En la categoría de -70kilos la brasileña Maria Portela se mostró encantada de subirse a lo más alto del podio después de tres años de ausencia.

Azizjon Kamilov, presidente de la Federación Uzbeca de Judo entregó las medallas.

Una vez más el judo de Georgia fue un auténtico recital, mostrando la fuerza y la profundidad de este país en la escena internacional. El favorito Grigalashvili pudo haber caído en el tatami pero el resto del equipo fue capaz de ganarse los corazones de todos los georgianos.